•   REIKIAVIK  |
  •  |
  •  |
  • AFP

A la hora prevista, como por arte de magia, tal y como lo anunciaron los astrónomos, la Luna se volvió roja delante de los espectadores del hemisferio norte, maravillados al ver un cielo sin nubes y decorado con esta impresionante esfera de Navidad.

El eclipse total de Luna empezó a las 07h41 GMT: la Luna, la Tierra y el Sol estaban perfectamente alineados. La Luna se veía roja desde el Planeta azul cuando el satélite se colocó por completo en el cono de sombra de la Tierra, fuera del alcance de los rayos solares.

El tono rojizo que cubrió la Luna se debe a que la atmósfera terrestre desvía los rayos solares que rozan la Tierra, siendo los rayos de color rojo los que alcanzan a llegar hasta el satélite.

El eclipse total de Luna pudo ser observado en América del Norte, Centro y Sur, en el oeste de Europa y en una parte de Asia durante más de una hora (de 07h41 a 08h53 GMT), a condición de que las nubes no impidieran ver el fenómeno.

Pese a bajas temperaturas, astrónomos observan el eclipse
En un estacionamiento de Reikiavik, la Asociación de Astrónomos Aficionados instaló un telescopio para que una treintena de islandeses disfrutaran del cielo completamente despejado y pudiera ver mejor los astros y la Luna, a pesar de las temperaturas polares. "Es absolutamente magnífico", declaró Torfi Olafur Sverrisson, 40 años, empleada del banco Islandsbanki, quien veía por primera vez un eclipse de Luna. "Ya había visto un eclipse solar, aquí en Islandia, pero eso es otra cosa", añadió.

"Es increíble sobre todo poder verlo tan cerca (con telescopio). Y no sólo la Luna, sino también Saturno", afirmó Bergny, otra espectadora asombrada de 35 años. "Nosotros queríamos darle a la gente la posibilidad de ver este eclipse de Luna con un telescopio, pues muy pocos han visto un fenómeno como éste, a pesar de que sea común", explicó el presidente de la Asociación de Astrónomos Aficionados, Saevar Helgi Bragason. "Los eclipses de Luna se producen todos los dos o tres años y veremos otro aquí en Islandia dentro de dos años", agregó Bragason, y precisó que un eclipse total de Luna, el día del solsticio de invierno, como el que sucedió el martes, es un fenómeno mucho más raro.

No será hasta el 2029 que un nuevo eclipse total de Luna será visto desde el hemisferio norte durante la noche más larga del invierno, según los organizadores del festival "Blue Lights", que ofrece estancias en Laponia sueca para observar las auroras boreales, y este año el eclipse también.

Espesa masa de nubes impide apreciar el fenómeno
"Yo me maravillo cada vez que veo esta inmensa Luna roja colgando sobre nuestras cabezas. La Luna se queda roja durante una hora y catorce minutos, no hay nada que hacer mas que disfrutarlo mientras dura", añadió Bragason. El público que se reunió para asistir al festival "Blue Lights" en el pueblo de Vuollerim, en el círculo polar del gran norte sueco, no tuvo tanta suerte. Una espesa masa de nubes les impidió ver el espectáculo. "Es una gran decepción, pero así es la vida, uno no puede controlar el clima", comentó Wanda Daehlin, una turista estadounidense de 60 años, que vino desde Spokane (Estado de Washington).

Sus compatriotas que se quedaron en Estados Unidos comparten sus impresiones del fenómeno en las redes sociales de internet. "Me acabo de levantar para ver el eclipse y está increíble. No dejo de repetir "oh, wow", escribe Shonali Burke, de Washington, por Twitter. Al contrario, la gente del sur y oeste del país, se quejaba de la barrera nubosa.

El 4 de enero próximo, la Luna tapará parcialmente al Sol, un fenómeno que sólo podrá ser visto por una parte de la población del Globo.