•   CARACAS  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La decisión del gobierno de Hugo Chávez, de ocupar 47 fincas en una rica zona agropecuaria del oeste del país y que provocó la protesta de productores, "no tiene vuelta atrás", aseguró hoy el vicepresidente Elías Jaua.

La toma de los predios en distintas localidades de la zona del Sur del Lago Maracaibo, que abarca tierras de los Estados Zulia y Mérida, son "procedimientos que no tienen vuelta atrás", declarí Jaua desde El Vigía, en el corazón de la región agropecuaria, a donde viajó para supervisar las acciones. "Era necesario, justo y legal hacerlo", insistió.

Efectivos militares se desplegaron este fin de semana en las fincas, que en total suman unas 24.000 hectáreas, tras la orden del presidente Hugo Chávez de ocupar estas tierras que él llama latifundios y tierras ociosas, y entregarlos a los damnificados por las fuertes lluvias recientes.

En respuesta, productores y trabajadores de las haciendas bloquearon caminos, impidieron el paso a los militares y este martes seguían movilizados en rechazo a la medida oficial, aunque algunos de ellos han asegurado que están dispuestos a negociar con el gobierno.

"Estamos reuniendo una comisión para entregar al Instituto Nacional de Tierras un documento exigiendo respuesta sobre la situación en que quedarían estas fincas", declaró Jesús Iragorri, presidente de la gremial Fegalago, que agrupa a los ganaderos de la cuenca del lago.

Según estimaciones de Fegalago, la expropiación de estas fincas interrumpirá el proceso de recuperación tras la crítica situación provocada por las lluvias, lo que podría hacer caer la producción de carne en un 30% y la de leche en un 4%.

Un 52% de los alimentos que se producen en Venezuela, principalmente carne y leche, provienen de esta rica zona al sur del Lago de Maracaibo, según el gremio ganadero. Sin embargo, el vicepresidente aseguró que los obreros "van a seguir haciendo el trabajo", acusando a los ganaderos de colonizar esas tierras y tener una estructura productiva de "explotación y neoesclavitud". "Establecieron un desarrollo ganadero, muchos de ellos con éxito y eso lo reconoce el gobierno bolivariano (...) Lo que no va a tolerar son los llamados a la desobediencia y a la rebelión", sentenció.