•   CARACAS / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Las dos leyes aprobadas esta semana por la Asamblea Nacional para regular los contenidos en Internet, y dar más control al Estado sobre las telecomunicaciones, ponen en peligro la libertad de expresión y obligará a los medios a autocensurarse, según analistas.

A dos semanas de que se inicie un nuevo período legislativo donde el oficialismo ya no tendrá una mayoría aplastante, el Parlamento aprobó reformas a la Ley de Responsabilidad Social en Radio, Televisión y Medios Electrónicos y a la Ley de Telecomunicaciones, incluyendo limitaciones a Internet y endureciendo las restricciones a radios y televisoras.

Se establecen sanciones por difundir mensajes que pudieran hacer apología del delito, constituir manipulaciones mediáticas dirigidas a fomentar zozobra en la ciudadanía o desconocer a las autoridades legítimamente constituidas, según el texto de la ley.

“El gobierno pretende pasar una gran cortina que impulse a los medios independientes a autocensurarse por miedo, y pone en peligro el derecho de los usuarios a usar libremente Internet”, declaró a la AFP la comunicóloga Gloria Cuenca, Profesora de la Universidad Central de Venezuela.

“Sobre todo en lo que se refiere a Internet, lo que más nos angustia es el temor a que pasemos a una situación de bloqueo de contenidos como en China o Cuba”, continuó.

La ley también incrementa los multas a los medios radioeléctricos, que llegarán al 10% del ingreso bruto del año anterior, además de la suspensión del servicio por 72 horas continuas, más la revocación definitiva de la señal si se reincide en alguna falta.

La ONG Espacio Público, dedicada a la defensa de la libertad de expresión e información, señaló que la ley “limita seriamente la difusión de ideas, el debate y el pluralismo tan necesarios en una sociedad democrática”. Se establecen “sanciones agravadas que alimentan la inhibición y la autocensura”, advirtió la ONG.

Pero el presidente Hugo Chávez, cuyo gobierno controla al menos cuatro televisoras, cinco radios y un periódico de alcance nacional, y cuenta con un periódico una extensa red de medios comunitarios afines, aseguró que no se busca “limitar” Internet sino “regularlo”.