•   MADRID  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, pidió a su homólogo venezolano, Hugo Chávez, "que bajara el tono contra Estados Unidos", publicó hoy el diario El País, citando cables del Departamento de Estado difundidos por Wikileaks.

Según el diario madrileño, el presidente brasileño solicitó a su ex lugarteniente, José Dirceu, advertirle a su par venezolano de que no "jugara con fuego".

"La incendiaria retórica de Hugo Chávez desde su primera investidura presidencial no solo molestaba a Estados Unidos, el principal destinatario de las invectivas, sino también a Brasil, cuyo presidente Lula da Silva quiso aplacar la virulencia del discurso bolivariano con mensajes privados que le solicitaban contención", destacó El País.

La mano derecha de Lula en el Gobierno, José Dirceu, habría advertido a Chávez de la conveniencia de dejar de "jugar con fuego", manifestó el propio Dirceu en una entrevista con el embajador norteamericano en Brasilia, John Danilovich, revelan los documentos de Wikileaks. Al parecer la recomendación de Lula no tuvo efecto en el presidente venezolano que "continuó atacando a Estados Unidos en todos los frentes".

Por su parte, el jefe de la legación diplomática norteamericana explicó a Dirceu que la política de Washington "en ese sentido era no contestar a Chávez para no darle excusas" , para "que se ahogue él mismo", publicó El País. Dirceu "prometió comunicar a Chávez que no sólo el Gobierno de Estados Unidos le es hostil, sino que también las élites norteamericanas, e incluso el hombre de la calle, comenzaba a ver a Venezuela como un problema, y que esa tensa situación con la sociedad norteamericana no le beneficiaba ni a él, ni a su país".

En aquella reunión, también se abordó la posición cubana al respecto. En opinión de Dirceu, a pesar de las excelentes relaciones entre Venezuela y Cuba, la crispación regional no interesa a La Habana.

Por otra parte, la elección de Río de Janeiro como sede de los Juegos Olímpicos de 2016 "reforzó el liderazgo regional de Brasil y la figura del presidente Lula da Silva", afirmó el diario basándose en la documentación Wikileaks.

"El Gobierno de Brasil se da cuenta de que afronta retos fundamentales con la preparación de los Juegos, y ha mostrado mucha más apertura en áreas como la cooperación y el intercambio de información con Estados Unidos, al punto de admitir la posibilidad de amenazas terroristas", escribía la encargada de negocios, Lisa Kubiske, en diciembre de 2009, tres meses después de la elección de Río.