•   MÉXICO  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno mexicano ha comenzado a investigar el "asalto y secuestro" que habría sufrido un grupo de indocumentados centroamericanos en Oaxaca, sur del país, y tiene previsto tomar declaración a varios testigos, informó hoy la Secretaría de Gobernación (Interior) en un comunicado.

El Instituto Nacional de Migración (INM), que depende de Gobernación, "ratifica su preocupación por llegar al fondo en las indagatorias" del caso y señala que "mantiene constante comunicación con autoridades de los tres niveles de Gobierno (federal, estatal y municipal) para allegarse de todos los datos y elementos que le permitan esclarecer lo presuntamente ocurrido".

El Gobierno de El Salvador, a través de un comunicado de su Cancillería, pidió ayer a México investigar el supuesto secuestro de unos 50 inmigrantes en Oaxaca, "dar lo antes posible" con su paradero y detener a los presuntos responsables. Posteriormente, el Gobierno de México descalificó esa versión de Relaciones Exteriores de El Salvador y manifestó que la información no tenía "sustento". Entonces, el INM indicó que no tenía evidencia "de que el tren haya sido obstaculizado o bloqueado por ningún grupo en la localidad de Chahuites, Oaxaca".

Sin embargo, en las últimas horas el comisionado del INM, Salvador Beltrán del Río, "tomó contacto con el canciller Mario Canahuati de Honduras y con el viceministro de Relaciones Exteriores de El Salvador, Juan José García Vázquez, con quienes las autoridades mexicanas mantienen constante comunicación" y comparten la preocupación sobre lo sucedido, agrega la nota.

12 testigos han comparecido ante la PGR
Ayer por la tarde "un grupo de centroamericanos de nacionalidades hondureña, guatemalteca y salvadoreña se presentaron ante autoridades migratorias", y está previsto que rindan declaración como testigos ante la Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía). Beltrán del Río, en declaraciones a las emisoras Radio Mil y Radio Red, detalló que son doce los testigos que han comparecido ya ante personal del INM y que se encontraban en el albergue Hermanos del Camino, ubicado en Ciudad Ixtepec, en el estado de Oaxaca.

Agregó que contactaron a la empresa ferroviaria que maneja el tren y que aseguraron no tener "conocimiento de que haya ocurrido la detención" del mismo en esa zona, aunque se sigue trabajando para constatarlo. El alto funcionario expresó que por el momento se trata de encontrar datos sobre el posible secuestro y que se maneja como "conjetura" que los grupos criminales "no están pudiendo reclutar a personas, a mexicanos, entonces están acudiendo a hacerlo con migrantes" en las rutas que estos utilizan por México rumbo en la mayoría de los casos a Estados Unidos.

Con las diligencias en curso se busca "esclarecer los presuntos hechos de los que habrían sido víctimas, luego del operativo llevado a cabo el pasado jueves 16 por autoridades migratorias en la localidad de Chahuites, Oaxaca, donde se aseguró a 92 migrantes indocumentados", señaló el INM. La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), organismo con funciones de Defensor del Pueblo en México, también está atendiendo el caso. Éste ha trascendido después de que en agosto pasado 72 inmigrantes indocumentados de Centro y Suramérica, 58 hombres y 14 mujeres, fueran encontrados masacrados en la localidad de San Fernando, en el estado de Tamaulipas, noreste del país. Aquella acción, según las autoridades mexicanas, fue lanzada por Los Zetas, una organización criminal que se disputa el control del noreste de México con el cártel del Golfo.