•   WASHINGTON  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Senado de Estados Unidos ratificó hoy el tratado de reducción de armas nucleares con Rusia (START), otorgando al presidente Barack Obama una importante victoria diplomática y política tras diez meses de ásperos debates. Los legisladores votaron 71-26 en favor del Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START por su sigla en inglés), superando con claridad los dos tercios (67) necesarios para la ratificación, tras un intenso cabildeo del vicepresidente Joe Biden y de la secretaria de Estado, Hillary Clinton.

Obama señaló poco después en conferencia de prensa que la ratificación "envía un potente mensaje al mundo". "Me alegra que los demócratas y los republicanos se hayan unido para aprobar mi principal prioridad sobre seguridad nacional para este periodo del Congreso", sostuvo el presidente durante una conferencia de prensa desarrollada en la Casa Blanca.

Obama agregó que se trata "del acuerdo de control de armas más significativo en casi dos décadas y nos hará más seguros y reducirá nuestros arsenales nucleares al mismo tiempo que Rusia". "El fuerte voto bipartidista en el Senado envía un potente mensaje al mundo de que los republicanos y los demócratas se unen en defensa de nuestra seguridad", añadió.

El logro diplomático para Obama en los últimos días del control demócrata del Congreso se sumó al logro doméstico que significó la reciente ley que dio por tierra con el tabú homosexual en las fuerzas armadas, promulgada hoy. El triunfo republicano en las elecciones legislativas del 2 de noviembre significa que los rivales de Obama, que lucharon con uñas y dientes para trabar las dos iniciativas, controlarán a partir de enero la Cámara de Representantes y tendrán una minoría más robusta en el Senado.

"Reconstruyen" relaciones con Rusia
Obama había hecho del START un hito en sus esfuerzos para "recomenzar" las relaciones con Rusia, y lograr la cooperación de Moscú para confrontar el programa nuclear de Irán y su respaldo en la guerra de Afganistán.

El START, firmado por Obama y su homólogo ruso, Dimitri Medvedev, en Praga en abril pasado, reduce sendos arsenales a un máximo de 1.550 ojivas nucleares cada uno, un recorte del 30% respecto al límite establecido por el tratado de Moscú de 2002, y verificaciones mutuas más transparentes. El acuerdo permite asimismo el regreso de los inspectores estadounidenses a monitorear el arsenal ruso, algo que no habían podido hacer desde la expiración del tratado anterior en diciembre de 2009.

El ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, saludó la ratificación, pero estimó que Moscú "necesita tiempo" para estudiarlo antes de hacer lo propio. "Saludamos la aprobación del tratado por parte del Senado estadounidense", declaró Lavrov a la agencia Interfax.

Antes de aprobar el START, varios legisladores lograron adherirle enmiendas no vinculantes, que buscan que Washington se comprometa con el despliegue de un sistema de defensa antimisiles, la modernización de su arsenal nuclear y mantenga un diálogo con Rusia para volver a reducir los arsenales nucleares. Debido a ello Lavrov advirtió que la Duma, Cámara de Diputados de Rusia, no ratificará el START este año como se había anunciado. El texto fue "en cierta medida enmendado con respecto al proyecto inicial", declaró el canciller. "El ministerio y el Parlamento necesitaremos un cierto tiempo para estudiar los documentos de ratificación estadounidenses", subrayó.