•   WASHINGTON / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Barack Obama se anotó una gran victoria de política exterior con la ratificación el miércoles del nuevo tratado de desarme nuclear (START) con Rusia, pero su ideal de un mundo sin armas nucleares está lejos de realizarse.

El tratado START, firmado el 8 de abril pasado por Obama y su homólogo ruso Dmitri Medvedev, limita las armas nucleares estratégicas (misiles nucleares de largo alcance y los más potentes) en ambos países.

Firmado para durar 10 años, prevé un máximo de 1,550 cabezas nucleares desplegadas por cada uno de los dos países contra las 2,200 actuales.

Eso significa una reducción del 30%, pero en total, la cantidad de estas armas sigue siendo suficiente para destruir varias veces el planeta.

El acuerdo, redactado en Praga un año antes de la firma del tratado, el 5 de abril de 2009, fue parte de la explicación de que a Obama le dieran el Premio Nobel de la Paz.

En tanto, el gobierno alemán saludó ayer la ratificación por el Senado de Estados Unidos del Tratado de Desarme Nuclear START con Rusia.

La canciller alemana Angela Merkel “ha felicitado al presidente Obama por la ratificación del Tratado START”, según un comunicado de la Cancillería.