•   ROMA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Una racha de paquetes bomba en Roma contra las embajadas de Suiza y Chile dejó un saldo de dos heridos y obligó a la policía a ordenar inspecciones en todas las sedes diplomáticas de la capital italiana. La justicia abrió inmediatamente una investigación por "terrorismo".

Una persona resultó gravemente herida en las manos como consecuencia de la explosión hacia el mediodía del paquete bomba enviado a la embajada de Suiza. Se trata de un funcionario de la embajada, de 53 años, quien se encuentra internado en al Hospital Umberto I de la capital. "Desde hace seis años mi marido trabaja en la embajada suiza, nada de eso había ocurrido, no entiendo. Suiza es un país tranquilo, neutro", declaró la esposa del herido, quien podría perder algunos dedos de la mano.

La segunda explosión tuvo lugar dos horas después en la embajada de Chile, a pocos kilómetros de distancia y, según las primeras informaciones, hay otro herido, pero éste, el chileno César Mella, sólo tiene heridas de carácter leve.

Un falso paquete bomba fue hallado también en la embajada de Ucrania, el cual había sido inicialmente considerado por las autoridades como una bomba que no había estallado. Las autoridades dispusieron inspecciones en todas las sedes diplomáticas en Roma. "Se trata de un hecho grave, una amenaza grave a las sedes diplomáticas", admitió el canciller italiano Franco Frattini. "Se están realizando inspecciones en todas las sedes diplomáticas acreditadas en Roma", reiteró a la prensa.

Autores podrían provenir de "sectores anarquistas"
En canciller exhortó a los diplomáticos italianos en todo el mundo a "mantener la cautela" y aseguró que es "prematuro" indicar los posibles autores. Sin embargo, fuentes de la investigación policial, citadas por la prensa local, estiman que si bien nadie ha reivindicado los atentados hasta ahora, los autores podrían provenir de "sectores anarquistas".

En las primeras horas de la mañana, hubo dos falsas alarmas de bomba transmitidas por medio de llamadas telefónicas anónimas contra oficinas de la alcaldía romana, entre ellas una contra una sede electoral en donde se encontraban 400 personas.

El alcalde de la capital, Gianni Alemanno, descartó por su parte que las falsas alarmas estén relacionadas con los paquetes bomba. El mayor partido de izquierda italiano, el Partido Democrático (PD), expresó su preocupación tras el atentado a la embajada Suiza, que calificó de "episodio inquietante".

"Se trata de un hecho grave y alarmante, sobre todo después del hallazgo hace dos días de un presunto paquete bomba en un vagón del metro de Roma", afirmó Emanuele Fiano, responsable del sector seguridad del PD, tras solicitar a las autoridades que aclaren el caso.

Un paquete bomba había sido descubierto ayer en un vagón del metro de Roma por un empleado de la empresa de transporte público Atac, que lo entregó a las fuerzas del orden para ser desactivado y analizado. El paquete bomba contenía cemento y no pólvora, según establecieron luego los expertos.