•   CARACAS / AFP-EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

La Asamblea Nacional (Parlamento) venezolana, dominada por el oficialismo, aprobó una Ley de Educación que promueve la “construcción del modelo socialista” en las universidades, y es considerada por la oposición como un atentado contra la autonomía de estos centros de estudio.

Unos 200 estudiantes y profesores se movilizaron ayer jueves contra la aprobación de la ley, pero fueron reprimidos por la Policía. Al mismo tiempo otro grupo de universitarios asistió al Parlamento para apoyarla.

“La educación universitaria debe contribuir a la construcción del modelo productivo socialista” con la participación de estudiantes y trabajadores universitarios, en la “producción de bienes materiales, transferencia tecnológica y prestación de servicios”, reza el texto, aprobado la madrugada del jueves.

El presidente Hugo Chávez, que promulga el “socialismo del siglo XXI”, ha acusado a muchas universidades venezolanas de defender a la burguesía y estar desvinculadas del resto del país.

La nueva ley establece que la autonomía de las universidades será ejercida “en correspondencia con los planes de desarrollo nacional” y “mediante la democracia participativa” de estudiantes, profesores, empleados y obreros, que tendrán igualdad de condiciones para elegir autoridades, definir programas de formación y fijar el presupuesto.

Este punto fue fuertemente criticado por la oposición. Según el diputado Juan José Molina, la ley “liquida la autonomía universitaria, y la inviolabilidad del recinto universitario queda en entredicho”.

“El Gobierno quiere en las casas de estudio que no haya sino un pensamiento único y que sean unas instituciones pobladas de silencio, con una sola forma de ver el mundo”, dijo el secretario general de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Amalio Belmonte.

La ley fue aprobada a días de que -el 5 de enero- entre en funciones una nueva Asamblea Nacional, en la que la oposición tendrá una importante presencia (67 de 165 escaños).

Estudiantes protestan

Un grupo de estudiantes y profesores se concentró ayer por la mañana en la UCV para luego iniciar una marcha, que carecía del permiso legal, hasta la cercana Plaza Venezuela.

Los manifestantes, cifrados en unos 500 por los organizadores, no pudieron salir de los espacios universitarios porque la Guardia Nacional (policía militarizada) y la Policía Metropolitana se lo impidieron con las llamadas ballenas o carros hidrantes.

En principio, la movilización opositora había sido convocada hasta la sede del Parlamento, pero los organizadores desistieron dado que carecían del permiso correspondiente.

Durante los incidentes, registrados a las puertas de la UCV, un profesor y un dirigente opositor, el general retirado Antonio Rivero resultaron heridos por perdigones, mientras que un fotógrafo fue golpeado en la cabeza.

“Nos vamos a movilizar como siempre lo hemos realizado, sin disturbios, por lo tanto, solicitamos se nos permita hacer una movilización hasta la Plaza Venezuela”, afirmó antes del inicio de la marcha Víctor Márquez, presidente de la Asociación de Profesores de la UCV.

La rectora de la UCV declaró a los medios locales que una comisión de profesores entregó en la Secretaría de la Asamblea Nacional un documento donde argumentan su rechazo a la nueva ley de universidades, que era el objetivo de la frustrada marcha.

“Como sabíamos de esa emboscada (...) para coartar nuestro derecho a expresarnos y protestar, mandamos esta mañana, vía Secretaría, un documento” al Parlamento, sostuvo García.

Desde hace dos semanas y en la recta final de su período de cinco años, que culminará el próximo 4 de enero, la Asamblea ha aprobado aproximadamente una veintena de leyes que, según portavoces oficialistas, buscan consolidar el socialismo, y la oposición las tilda de “inconstitucionales”.