•   GUATEMALA / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

La ofensiva navideña guatemalteca contra el narcotráfico, lanzada bajo el amparo del Estado de sitio en un feudo de Los Zetas, dejó ayer jueves un saldo parcial de 18 detenidos y el decomiso de centenares de armas y decenas de vehículos y avionetas.

La Embajada de Washington en Guatemala, estima que al año ingresan a Estados Unidos 250 toneladas de cocaína vía Centroamérica, pero Guatemala apenas fue capaz de interceptar 2 toneladas en 2010.

Uno de los puntos clave de esta lucrativa ruta de las mafias de la droga es el departamento de Alta Verapaz, fronterizo con México, controlado con violencia extrema por el cartel de Los Zetas, dicen las autoridades.

El recuento oficial del armamento incautado en cuatro días, y difundido ayer por el fiscal contra el crimen, Rony López, es aterrador: 82 fusiles, 23 ametralladoras, cuatro escopetas, 15 pistolas, seis lanzagranadas, casi 18,000 municiones y seis cargas de nitroglicerina.

“Mi opinión sobre estos decomisos es que este armamento es de Los Zetas. Sólo ellos pueden tener esa barbaridad de armamento, pero serán los investigadores quienes lo determinen”, dijo el presidente Álvaro Colom.

También se decomisaron cinco aeronaves, 28 automotores, muchos de ellos blindados, y más de 50,000 dólares, detalló el Fiscal.

Además, 18 personas fueron detenidas y luego trasladadas a la capital para evitar un eventual intento de rescate armado, agregó.

Los detenidos, entre los que figuran dos mujeres, fueron llevados en avión desde Cobán, 220 kms., al norte, a la base de la Fuerza Aérea Guatemalteca, en la periferia sur de ciudad de Guatemala, y de allí a cárceles de máxima seguridad, detalló.

Las investigaciones también revelaron que una avioneta incautada con más de 35,000 dólares fue pilotada por Leopoldo Salazar, electo edil de Cobán por la gobernante Unidad Nacional de la Esperanza (UNE, socialdemócrata).

Como parte de esta ofensiva, el ministro de Defensa, Abraham Valenzuela anunció el miércoles la intención del Gobierno de instalar un destacamento militar en Alta Verapaz para trabajar en conjunto con la Policía Nacional Civil.

El Gobierno tampoco descarta instaurar el Estado de sitio en otros departamentos, ante lo cual debería “avanzar en el reclutamiento de 4,000 soldados” para añadirlos a los 17,200 efectivos actuales, había anticipado Valenzuela a comienzos de semana.

“Imponer esa medida será decisión del presidente Colom, que no descartó aplicar el mismo Estado de Sitio en Petén, Huehuetenango, Zacapa y San Marcos, que tienen en común el dominio del narcotráfico”, dijo Valenzuela.

En tanto, el Congreso ratificó el miércoles con 105 votos de 158 diputados el Estado de sitio, decretado por Colom.

El Estado de sitio suspende derechos constitucionales como la libre organización y protesta, faculta al gobierno a detener a sospechosos de alterar el orden público y prohíbe portar armas de fuego a particulares.