•   MOSCÚ  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los diputados rusos aprobaron en primera lectura el tratado de desarme nuclear START entre Rusia y Estados Unidos, aunque Moscú advirtió que adjuntaría una declaración en respuesta a una interpretación del texto hecha por el Senado estadounidense.

La cámara baja del parlamento ruso (Duma) aprobó el proyecto de ley sobre el acuerdo bilateral por 350 votos contra 58, dos días después de que el Senado estadounidense ratificase el tratado de reducción de armas nucleares estratégicas firmado en abril por los presidentes ruso, Dimitri Medvedev, y estadounidense, Barack Obama.

El ministro de Relaciones Exteriores ruso Sergei Lavrov elogió el trabajo del parlamento, añadiendo que "ni el Senado estadounidense ni la Duma pusieron al tratado en peligro". Sin embargo, Lavrov había señalado a la Duma que Moscú estaba "en total desacuerdo" con una interpretación del tratado hecha por el Senado estadounidense, que establece una diferencia entre la defensa antimisiles y las armas nucleares estratégicas.

El jefe de la diplomacia rusa había exhortado a la Duma a adoptar el texto en primera lectura, pero sugirió a los parlamentarios redactar una declaración antes de la segunda lectura "sin afectar el texto mismo del tratado", donde respondieran a dicha resolución. "La ratificación del tratado START-3 es una etapa esencial para el país", precisó Lavrov. "Pero hay que hacerlo de manera que nadie tenga dudas sobre el hecho de que Rusia defenderá siempre sus intereses legítimos", agregó.

Segunda lectura a mediados de enero
El jefe de la comisión de Asuntos Exteriores, Konstantin Kosachov, indicó a su vez que el texto del acuerdo sería propuesto a la Duma para una segunda lectura a mediados de enero. "No tenemos derecho a dejar estas interpretaciones (estadounidenses) sin respuesta, ya que contradicen el sentido entero del tratado", había indicado el diputado antes de la votación, proponiendo redactar "nuestras propias enmiendas y dos declaraciones adicionales".

Medvedev no hizo comentarios sobre la enmienda hecha por el Senado estadounidense durante una entrevista en la televisión rusa, limitándose a felicitar a su homólogo estadounidense por "conseguir imponer (al Senado) un documento sumamente importante en condiciones difíciles".

Solamente el partido ultranacionalista LDPR de Vladimir Jirinovski y el Partido Comunista anunciaron que votarían en contra de la aprobación del acuerdo. Aún así, Rusia Unida -el partido de gobierno liderado por el primer ministro Vladimir Putin- dispone de una mayoría absoluta en la Duma, por lo que no se preveían dificultades en la ratificación del acuerdo.

El Senado estadounidense ratificó el acuerdo el miércoles por 71 votos a favor y 26 en contra, tras varias semanas de intensas negociaciones debido a las reticencias de los republicanos. El tratado bilateral, que prevé limitar las armas nucleares estratégicas de ambos países, es la pieza fundamental de la política de la administración Obama de "arrancar de cero" las relaciones entre Washington y Moscú.

Firmado por 10 años, el acuerdo prevé un máximo de 1.550 cabezas nucleares desplegadas para cada uno de los dos países, contra las 2.200 actuales, es decir, una rebaja del 30%. Además, establece la reanudación de las verificaciones mutuas sobre arsenales nucleares, interrumpidas a finales de 2009.