elnuevodiario.com.ni
  •   CARACAS  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Decenas de familias compartieron hoy un almuerzo de Navidad con el presidente venezolano Hugo Chávez en el palacio de gobierno, donde están refugiadas desde hace varias semanas tras haber perdido sus casas por las fuertes lluvias que azotan al país.

"¡Feliz Navidad y buen provecho!", exclamó Chávez desde un pequeño escenario montado en la casa de gobierno, iniciando el almuerzo pasadas las tres y media de la tarde. "Saludos a todos nuestros huéspedes de Miraflores. Aquí en Miraflores estamos en el almuerzo de Navidad con nuestros hermanos que antes estaban damnificados", añadió el presidente.

Unas doscientas personas, sobre todo muchos niños, se congregaron en la llamada Plaza Bicentenario, dentro de la casa de gobierno, donde mesas y sillas fueron dispuestas bajo toldos blancos que mantenían a raya la fuerte lluvia navideña que caía sobre Caracas. El menú era el contundente plato navideño: una 'hallaca', una especie de bollo de harina de maíz relleno con guiso de varias carnes; varias lonjas de pernil; ensalada de papas con carne de gallina y un pan relleno de jamón, pasas y aceitunas.

Al almuerzo en Miraflores - que se replicó en los más de 800 refugios en todo el país, según Chávez - también asistieron ministros, autoridades militares, algunos deportistas destacados así como también la familia del presidente. Sobre el escenario, un grupo musical interpretaba los ritmos del cancionero venezolano. El presidente, que no oculta su afición al canto, tomó el micrófono para entonar algunas de las canciones típicas de los llanos, su tierra natal en el centro de Venezuela. "¿Qué vamos a cantar ahora?", decía Chávez después de cada canción.

Chávez manifiesta "amor y compromiso al pueblo"
El "comandante presidente", como sus adeptos lo llaman, se veía distendido y contento, recibiendo besos y tomando niños en sus brazos, vestido con la ya tradicional chaqueta con el tricolor de la bandera venezolana. "Y hoy también vamos a tener cena de Navidad", anunció el presidente en medio de aplausos. "Yo aprovecho para manifestar todo mi amor y compromiso al pueblo", añadió el mandatario.

Toda la franja norte del país estuvo bajo la lluvia durante las últimas semanas de noviembre y principio de diciembre. En total, los aguaceros dejaron 38 muertos y más de 130.000 damnificados, además de importantes daños estructurales en puentes y carreteras. Chávez abrió las puertas del palacio de Miraflores a inicios de diciembre, cuando un primer grupo de 26 familias dejaron sus casas destruidas por las lluvias para instalarse en algunos salones de la casa de gobierno. La noche del jueves, el mandatario recibió a 20 familias más.

No está claro de momento cuánto tiempo permanecerán estas familias en Miraflores. "Todo este palacio es de ustedes", declaró Chávez cuando recibió al primer grupo, prometiendo ese mismo día que a la casa de gobierno "vendrá el Niño Jesús".