•  |
  •  |
  • END

Carlos Andrés Peréz será sepultado en Venezuela
MIAMI / EFE
La familia en Estados Unidos del ex presidente venezolano Carlos Andrés Pérez aceptó ayer repatriar el cadáver a Venezuela al argumentar que es una manera de rendirle tributo. La decisión de Cecilia Matos y sus hijas Cecilia Victoria y María Francia Pérez Matos se dio a conocer un día después de que la familia del ex gobernante en Venezuela presentó una acción legal en un tribunal de Miami para impedir que lo sepultaran en esta ciudad. Blanca Rodríguez de Pérez afirmó en una demanda civil interpuesta contra la funeraria Caballero Rivero que ella es la única persona legalmente calificada para tomar decisiones por ser la esposa del ex gobernante, ya que nunca se divorciaron. “Nunca nos divorciamos, por lo que permanecimos legalmente casados hasta la fecha de su muerte”, argumentó Rodríguez de Pérez en el texto de la demanda presentada ayer. Cecilia Matos y sus hijas, por su parte, aseguraron en un comunicado que no van a “controvertir la acción de la familia Pérez Rodríguez relacionada con el traslado del presidente Carlos Andrés Pérez a Venezuela”.

“Repatriarlo es una manera de rendirle tributo, por lo tanto Cecilia Matos ni sus hijas van a convertirse en un obstáculo. La familia está absolutamente convencida de que Carlos Andrés Pérez pasó a ser, ahora, de Venezuela y de todos los venezolanos”, indicaron. Con esta decisión termina el litigio familiar y el cadáver será trasladado en una fecha sin decidir todavía a Venezuela. En Miami, cientos de personas desfilaron ante el féretro con los restos mortales de Pérez. El ex político fue velado en la funeraria Caballero Rivero Woodland, en el suroeste de Miami, y algunos de sus antiguos compañeros del partido Acción Democrática (AD) viajaron desde Venezuela para rendirle un último tributo.

Frustran atentado contra diario que publicó caricaturas de Mahoma
COPENHAGUE / AFP
La policía danesa truncó ayer miércoles los preparativos de un atentado contra el diario Jyllands-Posten, blanco islamista desde la publicación de varias caricaturas de Mahoma en 2005, en una operación donde se detuvieron a cinco personas, cuatro en Dinamarca y una en Suecia. El ministro danés de Justicia, Lars Barfoed, declaró a la agencia de prensa Ritzau que los sospechosos eran “militantes islamistas” y que su arresto impidió el mayor complot terrorista en Dinamarca. El director de los servicios de inteligencia daneses (PET), Jakob Scharf, añadió que varios de los sospechosos eran “militantes islamistas con vínculos con las redes terroristas internacionales”. El PET, cuya intervención puso fin a una “larga vigilancia”, precisó que el objetivo eran los locales del diario Jyllands-Posten en Copenhague. “Las detenciones impidieron un ataque terrorista inminente”, afirmó Scharf en un comunicado. “Varios de los sospechosos iban a entrar en el local del diario en Copenhague y matar a la mayor cantidad de personas posible”, agregó. “Los arrestos subrayan el peso de la amenaza terrorista sobre Dinamarca y en particular sobre las instituciones y la gente relacionada con el caso de las caricaturas”, concluyó Scharf. El director ejecutivo de la empresa que controla el Jyllands-Posten, Lars Munch, describió en la página web del diario “el horror para los empleados y sus familias de ver su lugar de trabajo otra vez amenazado”.