•   Bolivia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente boliviano Evo Morales, firme detractor del libre mercado, dejó hoy libradas a las fuerzas del mercado las nuevas tarifas del transporte colectivo, tras una resistida suba de hasta 83 por ciento en el precio de los combustibles.

"En el fondo sabemos que automáticamente el mercado regula, sube, baja, es el mercado. Entre ellos (los transportistas) va a haber una competencia, van a hacer bajar las tarifas", que desde el lunes fueron subidas unilateralmente en un 100 por ciento, aseguró Morales en una conferencia de prensa en la casa presidencial.

La declaración se produce en momentos en que el transporte está paralizado en todo el país en protesta por un alza del combustible superior al 80 por ciento.

El martes el gobierno señaló que permitiría un aumento de 30 por ciento en las tarifas de transporte colectivo, aunque unilateralmente los transportistas ya habían elevado las tarifas incluso hasta 100 por ciento.

Morales señaló que las fuerzas del mercado actúan en casos extremos de alzas hasta lograr un punto de equilibrio entre la oferta y la demanda.

El gobernante boliviano llamó además a los transportistas a actuar cautamente respecto a las tarifas. "Mi pedido es que seamos responsables con nuestro pueblo", expresó.

"Esperamos que puedan reflexionar y no abusar, eso está provocando una profunda reacción en el pueblo", señaló.

Morales decidió ayer un aumento de 20 por ciento en el salario mínimo, que ahora llega a 815 bolivianos, (115 dólares) y otras medidas para paliar el descontento por el alza en los combustibles.