•   Israel  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El ex presidente israelí Moshé Katzav fue declarado culpable de dos violaciones, al término de un proceso de más de cuatro años durante el cual había jugado un papel de víctima de "linchamiento" político.

El ex jefe de Estado, de 65 años, fue declarado culpable por un tribunal de Tel Aviv de dos violaciones contra una des sus subordinadas de la época en la que fue ministro de Turismo en los años 90.

También fue declarado culpable de dos actos de indecencia, uno de los cuales con uso de la fuerza y acoso sexual, contra tres de sus empleadas del ministerio de Turismo y más tarde de la presidencia, cuando fue elegido en 2000.

Por otro lado, el ex presidente fue declarado culpable de obstrucción a la justicia. La condena de Katzav, que será pronunciada en enero, podría ser de entre ocho y 16 años de cárcel.

Katzav siempre se declaró inocente, desde que fue acusado el 19 de marzo de 2009. Decenas de testigos fueron escuchadas a puerta cerrada desde entonces. El ex presidente fue obligado a devolver su pasaporte a las autoridades, por lo que tiene prohibido salir del país.

Ex presidente se declara inocente
Katzav "continuará declarándose inocente frente a todas las instancias posibles" informó su abogado Avigdor Feldman tras la lectura del veredicto.

El ex presidente puede apelar en la Corte Suprema, pero el experto jurídico de la radio pública israelí, Moshé Negbi, opinó que sus posibilidades de tener éxito frente a esta instancia "serían nulas".

Vestido con un traje gris, Katzav empalideció y murmuró "no, no", al oír al presidente del tribunal, George Kara, leer el veredicto.

"Quien usó un doble lenguaje fue el acusado, cuyas supuestas coartadas se redujeron a polvo", según Kara, quien agregó que "nosotros confiamos en la demandante, pues su testimonio estaba respaldado con elementos de pruebas y ella dijo la verdad".

"Cuando ella rechazó las insinuaciones (de Katzav), el acusado comenzó a acosarla y a vengarse. (La chica) se defendió en el suelo mientras que el acusado hacía uso de la fuerza y la violencia" en el ministerio de Turismo pero también en un hotel de lujo, precisó el juez. El testimonio de Katzav estaba "lleno de mentiras", insistió Kara.

Anteriormente, los abogados del ex presidente habían logrado obtener un acuerdo ratificado por la Corte Suprema que sólo lo acusaría de "acoso sexual", "actos indecentes", y "subordinación de testimonio", pero no de violaciones.

Pero Katzav decidió rechazar dicho acuerdo, declarándose "víctima de un inmundo complot" y de un "linchamiento organizado".

Esta decisión "fue un gran error" de la parte de Katzav, opinó el juez.

El ex presidente, judío practicante de origen iraní y padre de cinco hijos, había renunciado a la presidencia de Israel en junio de 2007, a raíz de las acusaciones.