•   La Paz  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las protestas registradas en Bolivia contra el presidente Evo Morales por el aumento del precio de los combustibles ingresaron hoy en una pausa por la fiesta de Fin de Año, aunque para el lunes fueron convocadas más movilizaciones.

Organizaciones sindicales, vecinales y campesinas informaron hoy que ese día reanudarán manifestaciones y bloqueos, mientras Morales y altos funcionarios mantienen desde la noche pasada reuniones con diversas fuerzas para pedirles que cesen las movilizaciones.

El dirigente de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros, Guido Mitma, informó que el lunes iniciarán una huelga general indefinida y prevén reunirse en la localidad andina de Caracollo para comenzar una marcha hacia La Paz, distante en 200 kilómetros de ese punto.

Los trabajadores de la mina de estaño Huanuni (oeste), la mayor empresa del Estado, con cerca de 5 mil obreros, también ratificó que el lunes se suma al paro y a la marcha minera que pretende llegar a la capital paceña durante la próxima semana.

La Central Obrera Boliviana (COB), cuya directiva ha sido acusada por los sindicatos de ser oficialista, también convocó a sus afiliados a unir con una marcha las ciudades vecinas de El Alto y La Paz.

Sectores piden que anule decreto
Las manifestaciones piden al gobernante izquierdista que anule el decreto que sube entre el 57 y 82 por ciento el precio de las gasolinas y el diesel (gasóleo).

La medida ha derivado a su vez en un aumento en el coste de los alimentos, algunos escasos como el pan, que el Ejército, por orden del presidente Morales, comenzó a fabricar y repartir hoy a precios bajos en zonas populosas.

La presidenta de la Federación de Juntas Vecinales de El Alto, Fanny Nina, aseguró que que participarán en la marcha de la COB, pero analizan llamar además a un paro ciudadano.

Las protestas en El Alto, que era uno de los bastiones políticos incondicionales del presidente, fueron las más violentas del jueves con ataques a organismos gubernamentales y exigencias para que renuncie, demanda también coreada en La Paz y Cochabamba (centro).

Los manifestantes de El Alto intentaron derribar y prendieron fuego a una estatua en chatarra del guerrillero argentino-cubano Ernesto "Che" Guevara, de quien Morales es un admirador.

"El Alto lo ha colocado a Evo Morales, con todo su cariño, como presidente del país, pero también El Alto lo puede sacar de la silla presidencial si no se abroga el decreto", declaró Nina, cuya entidad realizó el jueves multitudinarias manifestaciones.

Presidente trata de calmar los ánimos
Morales viajó hoy a la zona cocalera del Chapare (centro), donde están sus bases sindicales campesinas, para explicarles los alcances de la medida y defender el decreto como una necesidad para el país, según medios estatales.

Campesinos de esa zona bloquearon el jueves durante varias horas una carretera de la región para pedir la anulación de esa norma. El dirigente aimara Rafael Quispe, del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq), que aglutina a los indígenas del altiplano (oeste), declaró hoy que "a partir del lunes va a empezar el bloqueo nacional de caminos" y se sumarán a la marcha minera.

Dirigentes aimaras se reunieron con el mandatario en Palacio hasta pasada la medianoche del jueves para pedirle que retroceda y mantenga la subvención a los combustibles de consumo masivo.

El ministro de Gobierno (Interior), Sacha Llorenti, informó hoy que los miembros del Ejecutivo mantienen un proceso de diálogo y de acercamiento con las fuerzas sociales para evitar las protestas, de las que, sin embargo, responsabilizó a la oposición.

Morales tiene previsto viajar en las próximas horas a Brasil para asistir mañana a la investidura de Dilma Rousseff, pero fuentes del Ejecutivo comentaron que el gobernante estudia no realizar ese viaje para centrarse en los problemas del país.