•   Tomado de La Prensa de Honduras  |
  •  |
  •  |

Las pavorosas estadísticas de la violencia en Latinoamérica hacen palidecer a las de las guerras de Irak y Afganistán, donde en 2010 hubo 6 mil muertos civiles: en el mismo periodo hubo 17 mil 600 asesinatos en Venezuela, 15 mil en México y 15 mil en Colombia.

Colombia, Venezuela, México y Centroamérica son de hecho las zonas más violentas del continente, según el Indice Global de Paz 2010, una clasificación que compara las naciones en la dimensión de la paz.

“Año con año, América Latina muestra la más notable baja en el nivel de paz a causa de más violencia interna, homicidios y mayores niveles de criminalidad percibida”, señala el informe, que pone a Colombia en el puesto 138 y a Venezuela en el 122, apenas arriba de Irak (149) y Afganistán (147).

La alarmante inseguridad en Venezuela le ha valido el lamentable primer lugar en cantidad de asesinatos en la región: el país caribeño registró este año 17 mil 600 asesinatos.

El promedio mundial de homicidios es de 8 por cada 100 mil habitantes.

Civiles entre fuego cruzado
Colombia, un país convulsionado por un largo conflicto guerrillero, la violencia del narcotráfico, la delincuencia común y el destierro de quienes quedan en medio del fuego cruzado, tuvo 15.238 casos asesinatos en 2010, según la policía, y una tasa de homicidios de 32 por 100 mil habitantes.

Sólo a modo de ejemplo comparativo, en Afganistán, donde desde hace nueve años la coalición liderada por Estados Unidos libra una guerra asimétrica, murieron 3.803 civiles de enero a octubre. Y en Irak, también en guerra con la mayor potencia mundial desde 2003, la violencia costó la vida a 3 mil 976 civiles en todo el año.

Entretanto México, que desde hace ya cerca de un lustro ocupa las páginas de sucesos con macabras noticias de secuestros, asesinatos múltiples y mutilaciones vinculadas a los carteles de la droga, sufrió 15 mil asesinatos en 2010 y 30 mil 200 en los últimos cuatro años.

Honduras en rojo
En Honduras, el guberamental Comisionado de Derechos Humanos proyectó que el país cerraría el año con una tasa de 72,8 homicidios por cada 100 mil habitantes, 10 por ciento superior a la de 2009.

Recién un país pequeño como El Salvador, que este año celebra haber reducido 8 por ciento la cantidad de asesinatos, tiene cifras similares a las de Irak o Afganistán: poco más de 4 mil 050 homicidios, la mayoría vinculados al flagelo de las pandillas. La tasa de homicidios quedó en 66 cada 100 mil habitantes, según cifras de la policía.

En Guatemala, el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) contabilizó casi 6 mil asesinatos en 2009 (cerca de 45 cada 100 mil habitantes), tendencia que se repetía en 2010. Y Brasil, que no ha publicado las cifras de violencia de este año, tuvo en 2008 más de 40 mil asesinatos, con una tasa de 23.8 por 100 mil habitantes, según el Ministerio de Justicia.