•   QUITO / EFE  |
  •  |
  •  |
  • END

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, admitió ayer que el proyecto de desarrollo que busca para el país tardará más de 30 años y que su Gobierno sólo sentará las bases para lograr ese objetivo, al hacer un balance del año pasado y anunciar planes para 2011.

En su habitual informe sabatino de labores, que fue grabado el viernes en el balneario de Salinas (suroeste) y que se difundió hoy por radio y televisión, Correa aseguró que el objetivo de su “revolución ciudadana” es lograr “el buen vivir, esa patria desarrollada”.

Pero esa meta “no se logra en cuatro años de Gobierno, ni en ocho ni en diez, se demorará 20 ó 30 años, si vamos rápido”, agregó el mandatario, que puso como ejemplo los casos de desarrollo en el sudeste asiático.

Ese objetivo “no lo vamos a lograr en nuestro Gobierno, en 8 ó 10 años, pero sí podemos enrumbar (dirigir) irreversiblemente al país hacia esa meta, tal vez no alcanzar la meta, pero sí enrumbarlo”, subrayó.

Su proyecto no es irreversible
Además, apuntó que tampoco es irreversible su proyecto de desarrollo, bautizado como “socialismo del siglo XXI” porque, según él, podría llegar al poder otro gobierno “irresponsable” que podría frenar los cambios que ha acometido desde que asumió el poder en enero de 2007.

Sin embargo, señaló que “hay cosas que no van a poder obviar” o frenar otros gobiernos que renieguen de su modelo, como el contacto y la rendición de cuentas de los mandatarios al pueblo.

Correa destacó la obra pública ejecutada durante su administración y, al evaluar el año pasado, dijo que 2010 “fue un buen año”, aunque salpicado por la sublevación policial en su contra del pasado 30 de septiembre, al que ha calificado como un “intento de golpe de Estado”.

En esa fecha, dijo Correa, “fracasó la ambición y esa amargura de no poder vencernos en las urnas” por parte de opositores y dijo que su “revolución ciudadana es irreversible”, porque el apoyo popular a ese proyecto “es enorme”.

También puso como ejemplo de los éxitos logrados en 2010 el incremento en el turismo, aprovechando que el programa sabatino se efectuó en Salinas, un paradisíaco balneario de playas sobre el océano Pacífico.

Correa mencionó que el año pasado el turismo atrajo a más de un millón de turistas extranjeros y que fueron 12 millones los visitantes nacionales que dinamizaron ese sector en 2010.

“Creo que este año 2011 va a ser exitoso”, vaticinó Correa, al señalar que en este periodo se emprenderán nuevas obras de infraestructuras que apuntalarán el desarrollo productivo del país.