•   EL CAIRO  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Miles de personas se manifestaron hoy en distintos lugares de Egipto por el atentado de la pasada Nochevieja contra una iglesia en Alejandría, en el que hubo 21 muertos, mientras que activistas cristianos criticaron la inacción del gobierno.

Fuentes policiales aseguraron que miles de estudiantes, cristianos y musulmanes, se concentraron en las universidades de Alejandría y Tanta, en el norte de Egipto, y las de Ain Shams y Heluán, ambas en El Cairo.

Las manifestaciones transcurrieron sin incidentes a diferencia de las protestas de anoche en la sede del patriarcado copto (cristiano egipcio) en la catedral de Abasiya de El Cairo, donde cuarenta personas resultaron heridas, entre ellas cinco policías, en choques entre los manifestantes y los agentes, indicaron las fuentes.

Protestan contra iglesia de Los Dos Santos
Estas protestas se llevan a cabo para condenar el atentado ocurrido poco después de la medianoche contra la iglesia de Los Dos Santos, en el barrio alejandrino de Sidi Bish, adonde había acudido un millar de personas para participar en la celebración por el Año Nuevo y que dejó también 79 heridos.

Todavía ningún grupo ha reivindicado la autoría del atentado, que lleva el sello de Al Qaeda, ni se ha confirmado todavía la naturaleza de la explosión, después de que el Gobierno egipcio descartara que fue un coche-bomba como algunos expertos defendían.

¿Gobierno tiene la culpa?
En una rueda de prensa hoy previa a una protesta en el barrio de mayoría cristiana de Shubra, en El Cairo, varios activistas coptos acusaron al Ejecutivo de no haber tomado en serio las amenazas de Al Qaeda en Irak del pasado 1 de noviembre.

En ese sentido, el jefe de la Organización de la Unión Egipcia para los Derechos Humanos, el cristiano Naguib Gibrael, criticó al Ministerio del Interior por no haber garantizado la seguridad de los fieles en Nochevieja.

Y es que el grupo Estado Islámico de Irak, una coalición terrorista encabezada por la rama iraquí de Al Qaeda, amenazó a los cristianos egipcios en noviembre pasado por dos casos relacionados con supuestas musulmanas conversas en Egipto.

Al Qaeda publicó su advertencia después de que un grupo terrorista atacara el 31 de octubre pasado una iglesia en Bagdad, con un saldo de 58 muertos, tanto por la irrupción de los atacantes como por la operación policial para intentar liberar el templo.

Gibrael pidió al presidente egipcio, Hosni Mubarak, la presentación de inmediato ante la Justicia de los causantes del "ambiente sectario y de enemistad" contra los cristianos de Egipto y una ley contra la violencia sectaria que garantice libertad religiosa.

Por su parte, el pensador copto Kamal Zajer afirmó en la misma rueda de prensa que "el atentado no ha sido motivado por la tensión sectaria, sino que representa un acto terrorista" y criticó a las autoridades por haber señalado que partes extranjeras están detrás.

"Si (los responsables del ataque) son extranjeros, estos no han traído fantasmas para llevar a cabo sus planes. La comisión (del atentado) ha sido totalmente egipcia y quiere decir que hay quienes están dispuestos a perpetrar actos violentos", agregó.

Tras la rueda de prensa, los activistas participaron en la manifestación en Shubra, a la que asistieron decenas de personas, que portaron un ataúd simbólico y corearon lemas como "en nuestras fiestas, nos matan" y "¿qué quiere el Gobierno, qué espera?".

Una de las participantes en la protesta, Wafa Sedki, de unos 40 años, reconoció que ahora teme ir a la iglesia.

Miedo de ir a la iglesia
"Yo y mis hijos, tenemos miedo de ir a la iglesia. Mis niños me preguntaron si vamos a ir a la iglesia en Navidad (el 7 de enero para los coptos) y yo les dije que sí, aunque muramos en la iglesia".

"Siempre hemos sido discriminados", afirmó Sedki, vestida de negro, mientras lloraba.

Mientras, las investigaciones prosiguen y se ha detenido a más personas, después del arresto de veinte sospechosos entre ayer y el sábado pasado, señalaron fuentes de seguridad, que no precisaron el número total.

Se espera en las próximas horas la publicación del informe forense, y las investigaciones preliminares confirman que los autores del atentado contaron con ayuda extranjera y que Al Qaeda estuvo implicada, indicaron las fuentes.