elnuevodiario.com.ni
  •   TEHERÁN  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Irán invitó hoy a los embajadores de algunos países del Grupo 5+1, de la Unión europea y de los países no alineados a visitar sus instalaciones nucleares, en signo de "buena voluntad" antes de las negociaciones nucleares de Estambul con las grandes potencias a fines de enero.

"Embajadores de países de la Unión Europea, representantes de los países no alineados y representantes del Grupo 5+1 fueron invitados a visitar las instalaciones nucleares", declaró el portavoz iraní de Relaciones Exteriores Ramin Mehmanparasrt durante su encuentro semanal con la prensa. "Esta visita tendrá lugar antes de la reunión de Estambul" a fines de enero entre Irán y los países del Grupo 5+1 sobre el tema nuclear, señaló el portavoz.

Se trata de "un nuevo signo de buena voluntad" en el marco de la cooperación entre Irán y la Agencia internacional de la energía atómica (AIEA), explicó Ramin Mehmanparasrt. "La lista de los países invitados será hecha pública más tarde", declaró el portavoz.

Según la prensa, la carta de invitación fue entregada por el representante de Irán ante la AIEA, Ali Asghar Soltanieh. Fuentes diplomáticas cercanas a la AIEA, indicaron que Irán invitó a sólo dos países del Grupo 5+1 (China y Rusia), dejando por tanto fuera a Estados Unidos, Alemania, Francia y Gran Bretaña.

China confirma convocatoria
China confirmó hoy haber sido invitada, junto a otros país, a visitar instalaciones nucleares en Irán. "China recibió la invitación de Irán y continuará sus contactos con Irán a este respecto", declaró en Pekín Hong Lei, portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores.

Por el momento, los otros países no han confirmado la invitación. Los países del Grupo 5+1 e Irán se reunieron los 6 y 7 de diciembre en Ginebra para reiniciar negociaciones sobre el tema nuclear, estancadas desde hace 14 meses, y decidieron reiniciar el diálogo a fines de enero en Estambul. Mehmanparast declaró que la fecha exacta de la reunión en Estambul aún no había sido fijada, pero que tendría lugar "al comenzar el mes iraní de Bahman", que se inicia el 21 de enero.

A fines de diciembre, Ali Bagheri, adjunto de Said Jalili, negociador iraní en el tema nuclear, se había declarado optimista sobre las negociaciones de Estambul, afirmando que "podrían abrir el camino para una resolución de los problemas".

En junio, el Consejo de seguridad de la ONU había adoptado una nueva resolución reforzando las sanciones económicas contra Irán para tratar de convencer a Teherán de que suspenda sus actividades nucleares sensibles. Estados Unidos, la Unión europea, Canadá, Australia, Japón y Corea del Sur había adoptado luego sus propias sanciones. Numerosos países occidentales sospechan que Teherán trata de dotarse del arma atómica bajo cobertura de un programa nuclear civil, lo que Irán desmiente formalmente.

El 29 de diciembre, el ministro israelí de Asuntos estratégicos, Moshé Yaalon, afirmó sin embargo que una serie de "dificultades" técnicas habían atrasado en varios años la eventual accesión de Teherán a la bomba atómica. "Por el momento, Irán no tiene la capacidad de fabricar por sí mismo armas atómicas", afirmó Yaalon.

Israel es sospechoso de haber generado el virus informático Stuxnet, que habría afectado las centrifugadoras iraníes que producen uranio enriquecido. Teherán también acusó al Estado hebreo y a Estados Unidos de estar detrás de los atentados que en noviembre provocaron la muerte de un responsable del programa nuclear e hirieron a otro.