•   ASUNCIÓN  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Paraguay, Fernando Lugo, ordenó hoy el cierre definitivo de la cárcel Tacumbú de Asunción, la más antigua y la principal del país, luego del descubrimiento en septiembre de una red de pornografía infantil en el presidio, anunciaron las autoridades.

En la cárcel, ubicada a unos 10 minutos del centro de Asunción y que alberga a más de 3.000 presos -el doble de su capacidad-, operaba una red que divulgaba en internet filmaciones de adolescentes que eran llevadas al penal bajo extorsión y engaños. "Los reclusos serán trasladados a una nueva penitenciaría en la localidad de Emboscada", a 48 km al norte de Asunción, anunció el ministro de Justicia y Trabajo, Humberto Blasco.

"La prioridad del Gobierno es dar solución al hacinamiento en el penal de Tacumbú, concretando la construcción de un nuevo establecimiento penal", declaró el funcionario en conferencia de prensa. El plan de acondicionamiento y traslado demandará una inversión de 25 millones de dólares, informó Blasco.

La cárcel de Tacumbú es considerada por organismos internacionales como una de las más hacinadas y violentas del mundo. La estadística oficial registra unas 15 muertes al año por asesinatos con armas blancas, si bien los organismos de derechos humanos aseguran que es el triple.

Reclusos viven en la miseria
La mayoría de los reclusos vive en la miseria, no cuenta con cama y la comida es insuficiente. Mueve dinero negro y, según la policía, desde la prisión se planean estafas y crímenes en el país.

En septiembre pasado, el descubrimiento de una red de pornografía que comercializaba por internet escenas de sexo con niñas adolescentes que eran llevadas bajo extorsión hasta la cárcel para ser sometidas, obligó a las autoridades a intervenir el presidio, y ahora a clausurarlo definitivamente.

Las menores eran engañadas a través de la red social Facebook y eran amenazadas con el secuestro de sus padres o familiares, a fin de forzarlas a enviar fotos personales desnudas primero y, luego, a que concurrieran hasta la penitenciaría para tener sexo con los presos. Las escenas filmadas eran después subidas al sitio de videos You Tube.

La fiscal Teresa Martínez investiga la responsabilidad del director de la cárcel, Julio Acevedo. "No es posible que niñas entren a los penales si no están acompañadas de sus padres. Estas niñas ingresaron por la puerta de adelante y debe haber un registro", manifestó. El escándalo generó una ola de indignación en la opinión pública.

Presos sanos se mezclan con enfermos
A la fecha, la planilla da cuenta de la existencia de 3.147 presos que conviven en condiciones infrahumanas, algunos con apenas pedazos de espumas o mantas que los presidiarios arrojan en cualquier parte para dormir, reportó una pesquisa realizada por el diario ABC. Los presos sanos se mezclan con enfermos de sida, sífilis, tuberculosis y enfermos mentales. El reporte reveló que apenas 701 reclusos están condenados y los procesados suman 2.446. Algunos internos aseguran que en una sola noche se llegaron a colectar 20 cadáveres.

Recorrer el recinto es una experiencia dramática, según los testigos, tanto por el estado calamitoso del lugar, el aire pestilente, sin ventilación, donde se respira al mismo tiempo cloaca, comida y humedad, como por el aspecto miserable de la mayoría de los internos. "Parecen muertos que caminan", describió un reciente trabajo de investigación de ABC. Un antiguo funcionario del presidio declaró que, por lo que ha visto, los presos jóvenes no llegan a los 40 años, víctimas de asesinatos o de enfermedades.