elnuevodiario.com.ni
  •   WASHINGTON  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El vertido de petróleo que contaminó el Golfo de México en la primavera boreal de 2010 fue el resultado de un "sistemático" problema de gestión y puede volver a ocurrir si no se toman medidas, dijo este miércoles la comisión presidencial estadounidense que investiga el caso.

El comunicado de la Comisión Nacional del Vertido de Petróleo se basa en un capítulo del informe sobre la explosión del pozo Macondo de la compañía británica Bristish Petroleum (BP), que provocó la muerte de 11 trabajadores y arrojó más de cuatro millones de barriles de combustible durante tres meses en el Golfo de México.

El estallido "fue el producto de una serie de errores humanos y descuidos de BP, Halliburton y Transocean, que ignoraron las regulaciones de las autoridades, así como los recursos necesarios y la experiencia técnica para la prevención", de acuerdo con el capítulo.

Aumenta riesgo de explosión
El grupo de excavación petrolera Transocean era el propietario de la plataforma que se hundió en el accidente y que BP utilizaba, aclara el texto.

La corporación estadounidense Halliburton, que ofrece prestación de servicios a yacimientos petrolíferos, admitió en octubre haber olvidado realizar una prueba clave sobre el estado del cemento antes de la explosión, pero acusó a BP de no comprobarlo.

Las causas que llevaron a la explosión "son sistemáticas y puede volver a darse con la ausencia de reformas significativas, tanto en la industria como en las políticas del gobierno", asegura el informe, que debe ser publicado en su totalidad el próximo 11 de enero.

El documento subraya que "a propósito o no, muchas de las decisiones que BP, Halliburton y Transocean tomaron que aumentaron el riesgo de explosión de la planta de Macondo ahorraron mucho tiempo (y dinero) a las compañías".