•   CARACAS / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Los 165 diputados del nuevo Parlamento venezolano, donde el oficialismo es mayoritario pero la oposición registra por primera vez en cinco años una representación del 40%, estrenaron sus escaños ayer miércoles en una sesión marcada por las irreconciliables diferencias políticas.

La llegada de este Parlamento abrió una página nueva en Venezuela cuya Asamblea Nacional (Parlamento unicameral) tiene a partir de ahora 98 diputados del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), liderado por el presidente Hugo Chávez, y 67 de formaciones opositoras.

Desde 2005 el oficialismo legislaba sin oposición, después de que los detractores de Chávez no se presentaran a los comicios.

En un país dividido políticamente en dos partes irreconciliables, este miércoles cada grupo de diputados acudió al palacio legislativo acompañado por sus partidarios.

“Nuestros diputados los triturarán. Serán arrollados por las voces de la verdad de un pueblo que combate. Ojalá que (los opositores) respeten la Constitución, las leyes, la institucionalidad”, declaró Chávez, que acudió a una marcha de sus adeptos.

Durante la sesión, el oficialista Fernando Soto Rojas, un veterano ex guerrillero se convirtió en el nuevo presidente de la Asamblea Nacional jurando transformarla en “Asamblea Popular”.

Desde sus primeras declaraciones, los dos bloques mostraron el abismo que los separa y los ánimos se crisparon rápidamente, previendo una legislatura complicada.

Empiezan los gritos

“Tenemos 98 diputados. La mayoría continuará el proyecto bolivariano que el Padre de la Patria emprendió hasta alcanzar la completa soberanía e independencia”, declaró en la plenaria la ex presidenta de la Cámara, Cilia Flores mientras los diputados oficialistas gritaban “Somos mayoría, somos mayoría” y “no volverán”.

“Cuando ustedes dicen que no volverán quiero darles una mala noticia: hemos vuelto con el 52% de los votos”, declaró el parlamentario opositor Richard Blanco.

La oposición venezolana mantiene que consiguió más votos que el oficialismo en las legislativas de septiembre pero debido al sistema representativo obtuvo menos escaños.

“Ustedes dicen que son mayoría, pero sólo aquí, no en la calle (...) Su pretensión de discriminar a un pueblo que reclama y exige ha hecho que cada vez sean menos. El pueblo habló y seguirá hablando”, agregó el diputado opositor Alfonso Marquina, ante los abucheos de los parlamentarios oficialistas que llegaron a lanzar gritos de “asesinos”.

“En la Asamblea se enfrentan dos modelos de sociedad: el heredado del modelo colonial y el defendido por quienes asumimos la construcción de la patria grande”, resumió la segunda vicepresidenta del Legislativo, la oficialista Blanca Eeckhout.

La sesión tuvo como telón de fondo la ley recientemente aprobada por el Parlamento saliente que concede a Chávez poderes excepcionales para legislar por decreto sobre cuestiones muy diversas hasta mediados de 2012; es decir, seis meses antes de las presidenciales a las que el jefe de Estado desea presentarse.