•   MERIDA, Venezuela  |
  •  |
  •  |

Restos humanos despedazados y calcinados fueron transportados el domingo desde el sitio en que se estrelló un avión con 46 ocupantes en los Andes venezolanos hasta el centro de identificación de cuerpos instalado en el estadio de esta ciudad occidental.

El director de Protección Civil del estado Mérida, Noel Márquez Ramírez, dijo a la prensa que serán los expertos forenses, quienes ''determinarán la cifra de cadáveres recuperados'' en virtud de las condiciones que presentan los restos encontrados.

Los despojos fueron traslados en helicópteros a la ciudad de Mérida, a unos 500 kilómetros al suroeste de Caracas, dentro de seis bolsas negras de plástico, tres días después del accidente que no dejó sobrevivientes. Los expertos forenses estiman que llevará días o semanas identificarlos porque quedaron despedazados y calcinados, por lo que tendrán que analizarse muestras dentales o de ADN.

Las labores de recuperación han estado limitadas por la escarpada topografía andina, los fuertes vientos, la neblina y temperaturas de hasta 4 grados centígrados bajo cero que dominan la zona del percance.

''Vientos cruzados, justo en la zona donde fue el impacto de la aeronave, siguen demorando la operación'', indicó el jefe regional de Protección Civil.

''Estamos esperando para que los helicópteros puedan aterrizar nuevamente y hacer el traslado de los (otros) restos'' que ya fueron recolectados pero aún faltan por llevar, añadió.

Los restos recuperados fueron dejados en el Estadio Metropolitano de Mérida, en donde se instaló un provisional ''centro de recepción e identificación'', se informó.

El avión se estrelló el jueves y fue encontrado al día siguiente ''casi pulverizado'' en el páramo andino de Los Conejos, 10 kilómetros al noroeste del aeropuerto de Mérida, en el parque nacional Sierra La Culata, a unos 4.100 metros de altura.

El avión turbohélice bimotor ATR 42-300 fue declarado desaparecido 30 minutos después de despegar del aeropuerto Alberto Carnevalli con destino a la capital venezolana.

Las mayoría de víctimas son venezolanos, pero también hay cinco colombianos y la estadounidense Vivian Guarch, dijeron los funcionarios.

Los helicópteros han tenido que dejar al personal de rescate a una distancia de hasta dos kilómetros por los fuertes vientos que imperan en la cima.

Una treintena de investigadores, médicos y expertos forenses, trabajaban en la recuperación de los restos de los cuerpos y la aeronave, perteneciente a la línea local Santa Bárbara Airlines.

Solo una parte de la cola se observaba intacta desde el aire en medio de restos destrozados por el impacto y ennegrecidos por las llamas que devoraron el aparato después del impacto.

Cinco expertos de la autoridad aeronáutica de Francia y de la empresa fabricante del avión, con sede la ciudad francesa de Touluse, llegaron al país para colaborar en las investigaciones, confirmó Márquez Ramírez.