•   MÉXICO / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Un mexicano de 17 años murió en la ciudad de Nogales, norte de México, por un disparo que desde territorio estadounidense le hizo un agente de la Patrulla Fronteriza de Arizona, dijo ayer la Policía Federal mexicana.

Ramses Barrón Torres “murió el miércoles por una agresión de la Patrulla Fronteriza”, dijo por teléfono a la AFP un agente de la Policía federal desde Nogales, una ciudad de 200,000 habitantes.

El joven recibió el disparo cuando estaba junto a la valla que divide a los dos países, indicó la fuente.

En junio un mexicano de 14 años murió en Ciudad Juárez por disparos hechos desde la vecina ciudad de El Paso (Texas) por un agente de la Patrulla Fronteriza, en un incidente que generó un reclamo del Gobierno de México.

El cuerpo del joven fue llevado por tres personas a un hospital de Nogales “lo dejaron ahí y huyeron”, dijo de su lado a la AFP, Eliazar Álvarez, vocero de la Secretaría de Seguridad Pública de Nogales.

El funcionario explicó que Selma Berenice Barrón, de 37 años, madre del joven, confirmó su identidad en el hospital de Nogales, donde reside la familia.

Diferentes lesiones

El cadáver “presentaba lesiones en diferente partes del cuerpo”, añadió Álvarez, quien especificó que la Fiscalía estatal se encargará de las investigaciones. En Nogales “no había ocurrido algo similar”, indicó Álvarez.

El ataque se da en medio de un ambiente hostil contra los migrantes en Arizona, jurisdicción estadounidenses donde se discuten medidas antiinmigrantes como negarle la ciudadanía a los hijos de indocumentados.

Arizona adoptó en julio pasado la Ley SB 1070 para frenar la migración, aunque suspendió las partes más polémicas que daban carta blanca para que la Policía pudiera corroborar el estatus migratorio de toda persona sospechosa de no tener documentos.

Nogales, una ciudad dividida por un gran muro de metal, es uno de los puntos más concurridos por los migrantes de México, Centroamérica y Sudamérica para tratar de pasar hacia Estados Unidos y uno de los más vigilados por la Patrulla Fronteriza que durante las noches utiliza alta tecnología para cazar a los migrantes.

Unos 182 mexicanos murieron en 2009 tratando de cruzar la frontera por el desierto entre Sonora y Arizona, lleno de peligros por el clima extremo, los animales del desierto y por los narcotraficantes que utilizan las mismas rutas.