•   CARACAS / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela ayer declaró constitucional y con carácter orgánico el primer decreto con rango de ley emitido por el presidente Hugo Chávez, gracias a los poderes excepcionales para legislar que ostentará hasta mediados de 2012.

La Sala Constitucional (...) declaró la constitucionalidad del carácter orgánico del Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley Orgánica del Fondo Simón Bolívar para la Reconstrucción”, reza un comunicado del máximo órgano judicial.

A mediados de diciembre, la Asamblea Nacional (Parlamento unicameral) saliente, dominada por el oficialismo, aprobó una ley para otorgar al jefe de Estado poderes excepcionales para legislar sobre diversas materias por decreto, debido a la urgencia generada por las intensas lluvias registradas en el país.

Dos semanas después, un 40% de diputados de oposición entró a formar parte de una nueva Asamblea Nacional y consideró que esta ley que dotaba a Chávez de funciones legislativas usurpaba buena parte de sus atribuciones.

A finales de diciembre, el jefe de Estado venezolano firmó el primer decreto-ley y creó un millonario fondo para reconstrucción tras las inundaciones por las lluvias.

El fondo, llamado “Simón Bolívar” estará dotado inicialmente de 10,000 millones de bolívares (2,325 millones de dólares).

Según el TSJ, el decreto fue dictado con base en la ley que habilita al Presidente y fue remitido después al Tribunal Supremo “con el propósito de obtener el pronunciamiento acerca de la constitucionalidad de su carácter orgánico”.

Dicho carácter orgánico fue concedido puesto que “se adecua a las características jurídicas que tienen las leyes orgánicas, en cuanto a su forma y contenido”, concluyó el tribunal.

Iglesia preocupada

En tanto, la Iglesia Católica venezolana expresó ayer su preocupación por la “radicalización” del proyecto político de Chávez, manifestada, según los responsables eclesiásticos en el reciente paquete de leyes que “estrecha los márgenes de diálogo en el país”.

“El Gobierno, lejos de acatar la voluntad popular, aceleró la radicalización a través de la aprobación apresurada de un paquete de leyes por la Asamblea Nacional “, dijo el presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), Ubaldo Santana.

“Estas acciones polarizan aún más la sociedad política, incitan al surgimiento de situaciones de conflicto político y estrechan los márgenes de diálogo y negociación”, agregó Santana en un mensaje dirigido a la comunidad eclesiástica venezolana.

Según el responsable, estas leyes fueron “aprobadas sin respetar los pasos reglamentarios” y “desconocen explícitamente la expresión mayoritaria de los electores en el referendo de 2007” en el que se rechazó una amplia reforma constitucional impulsada por Chávez.

Refiriéndose a la primera sesión de la nueva Asamblea Nacional, donde la oposición tiene 40% de los escaños, Santana consideró que los parlamentarios, que protagonizaron duros enfrentamientos verbales, van “por un rumbo equivocado si no superan la intolerancia y no se ponen de acuerdo para construir consensos”.

Durante los casi 12 años del mandato de Chávez, la Conferencia Episcopal Venezolana ha cuestionado en varias oportunidades la gestión gubernamental y el jefe de Estado no ha escatimado insultos para sus responsables.

En julio, el arzobispo de Caracas, Jorge Urosa, señaló que Chávez quería llevar al país “por el camino del socialismo marxista, que es totalitario, y conduce a una dictadura”. En ese momento, Chávez le llamó “troglodita” y pidió revisar los privilegios del Vaticano en el país.