•   LA HABANA / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

El presidente de Cuba, Raúl Castro, movió de nuevo las fichas de su gobierno para garantizar la marcha de sus reformas económicas, dejando al histórico comandante Ramiro Valdés como supervisor de los estratégicos sectores de la Industria petrolera y minera, Construcción y Comunicaciones.

De su entera confianza, Valdés, de 78 años y también vicepresidente, fue “liberado” por Raúl Castro de la responsabilidad como ministro de Informática y Comunicaciones para que se concentre en supervisar este ministerio, y los de la Industria Básica y la Construcción, según nota oficial publicada ayer viernes.

Su cargo lo ocupará el general Medardo Díaz, un ingeniero de 48 años, que tuvo varias tareas -entre ellas jefe de comunicaciones-, en las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), bajo mando de Raúl Castro por décadas.

Valdés, considerado número tres del gobierno de Raúl Castro tras el primer vicepresidente, José Ramón Machado, acompañó al líder comunista Fidel Castro en el asalto al Cuartel Moncada en 1953, en el desembarco del yate Granma en 1956, en la guerrilla de la Sierra Maestra, y ocupó varios cargos desde el triunfo de la Revolución en 1959.

Ex ministro del Interior y fundador de los servicios de Inteligencia y Seguridad, el histórico dirigente estuvo un período relegado, pero Raúl Castro lo devolvió a la cúpula apenas sustituyó en 2006 a Fidel: Vicepresidente del Consejo de Estado y de Ministros, miembro del selecto Buró Político del Partido Comunista (PCC), además de ministro.

Con Valdés, Raúl Castro continuó estructurando una suerte de Estado Mayor, separando la nomenclatura del PCC de la gestión de gobierno. “El partido debe dirigir y controlar”, afirmó en diciembre.

En 2009 designó al general Ulises Rosales (68 años) en la supervisión de los ministerios del Azúcar y de Agricultura, y en 2008 al general (r) José Ramón Fernández (87) en Educación (Primaria, Secundaria y preuniversitaria) y Educación Superior. Ambos vicepresidentes y también dirigentes históricos.

Valdés, nombrado hace un año por el presidente venezolano, Hugo Chávez, como su asesor en energía, atenderá tres ministerios que Raúl Castro estima básicos para el desarrollo del país, en su plan de reformas que debe aprobar el Congreso del PCC en abril, y que incluye la apertura a la inversión extranjera.

En septiembre pasado, Raúl Castro destituyó por “débil control” y “pésimo trabajo” a Yadira García del Ministerio de Industria Básica -actualmente con ministro interino-, el más importante del país pues concentra el mayor volumen de capital extranjero en la explotación de petróleo, petroquímica, energía eléctrica y minería.

Valdés también vigilará el sector de la construcción, donde se llevan a cabo millonarias inversiones y uno de los más afectados por el despilfarro, el robo y la corrupción, a los que el Presidente le declaró la guerra.