•   CARACAS  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los obispos venezolanos acusaron hoy al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, de implantar una "agenda ideológica" con el fin de alcanzar un "Estado totalitario" en el país y rechazaron la Ley Habilitante que confiere poderes especiales al gobernante para legislar sin control del Parlamento.

Al ofrecer los resultados de la asamblea anual de la Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV), el obispo auxiliar de Caracas, Luis Tineo, indicó a periodistas que la Ley Habilitante permite al presidente legislar en "asuntos que nada tienen que ver con la emergencia y se delega en el Ejecutivo una facultad extraordinaria".

La Ley Habilitante fue aprobada por el anterior Parlamento a menos de tres semanas para el final de su mandato, situación que fue recordada por los obispos al señalar que esta norma limita las facultades de la nueva Asamblea Nacional (AN), en la que el oficialismo mantiene mayoría absoluta pero no cualificada.

Poderes para actuar ante emergencia
El presidente pidió los poderes especiales para actuar ante la emergencia provocada en las primeras semanas de diciembre por las lluvias, que dejaron casi 40 muertos y más de 130 mil damnificados.

Los obispos señalaron que "en medio de la calamidad provocada por las persistentes lluvias", el gobierno y la AN introdujeron "una agenda ideológica destinada a la implantación de un sistema socialista y totalitario de Estado contrario a la Constitución vigente".

El portavoz indicó, además, que la propuesta del Ejecutivo para reformar la Constitución para adecuarla al proyecto socialista que promueve Chávez "fue rechazado por la mayoría popular en el referéndum de diciembre de 2007".

Los religiosos aseguran que les "preocupan" las "llamadas leyes del poder popular que confieren atribuciones a las comunas (comunidades locales organizadas) directamente vinculadas al Ejecutivo Nacional con menoscabo de la forma federal descentralizada del Estado".

Asimismo, a juicio de los obispos, este gobierno, apoyado por la pasada AN creó "nuevas estructuras con un contenido ideológico excluyente, centralizador y presidencialista e invaden el ámbito de competencias de gobernaciones, alcaldías y parroquias".

Los obispos hicieron un llamado "respetuoso pero apremiante" al gobierno y a los dirigentes oficialistas "a que tomen conciencia de la peligrosa situación que están generando" y pidieron "a los otros actores políticos" trabajar democráticamente.