•   BOGOTÁ  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El proceso de liberación unilateral de cinco rehenes secuestrados por las FARC entró en la etapa final con el diseño de protocolos de seguridad entre Colombia, Brasil y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), para recibirlos probablemente en las próximas dos semanas.

Estamos en "la antesala para poder iniciar los operativos" de la recepción -probablemente en medio de las selvas del país-, de dos civiles y tres uniformados rehenes de la guerrilla marxista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC),expresó este martes Eduardo Pizarro, el delegado del gobierno para este proceso.

"El balón se encuentra en el campo de las FARC porque todo lo necesario para las liberaciones está listo. Estamos esperando simplemente las coordenadas de los lugares en los cuales se van a producir las liberaciones", agregó en declaraciones a la radio Caracol de Bogotá.

Pizarro subrayó que los protocolos de seguridad son fundamentales para garantizar el buen término de las liberaciones.

"Se está avanzando en la firma de un convenio de la Cruz Roja Internacional y el gobierno de Brasil, porque a los helicópteros brasileños en la frontera con Colombia les son colocadas las insignias de la Cruz Roja Internacional, y estos helicópteros quedan coordinados por el CICR y los pilotos brasileños", explicó Pizarro.

Esta será la tercera participación de Brasil en una operación de esa naturaleza: en dos ocasiones anteriores lo hizo facilitando helicópteros y tripulaciones.

Detienen operaciones militares
Para garantizar las cinco liberaciones, será necesario que las fuerzas armadas colombinas y las FARC "detengan por 36 horas sus operaciones militares en las zonas donde se darán las liberaciones", dijo a periodistas Christophe Beney, jefe de la delegación del CICR en Colombia.

"Nunca el CICR haría una operación de liberación de personas detenidas sin que haya una suspensión total de las actividades militares porque esto podría poner en peligro la vida de las personas liberadas, nuestros delegados, y de las personas que están en el terreno", subrayó.

Beney sostuvo este martes una reunión con Pizarro, el delegado de la embajada de Brasil y la ex senadora liberal Piedad Córdoba, designada por las FARC para recibir a los secuestrados.

Beney precisó que la operación se iniciaría "una semana o diez días" después que las FARC den a Córdoba las coordenadas donde entregarán a los rehenes.

Este jueves habrá otra reunión en el ministerio de Defensa para estudiar las medidas de seguridad, indicó un portavoz.

Pizarro advirtió no obstante que "los actos de perturbación del orden público no facilitan la gestión", en una tácita alusión a las acciones violentas que las FARC han cometido en lo que va del año.

De todas maneras, consideró como un "hecho irreversible" las liberaciones de los cinco rehenes, anunciadas por las FARC el 8 de diciembre.

Las FARC, principal guerrilla de Colombia, anunciaron ese día que liberarán unilateralmente al mayor de policía Guillermo Solórzano, al cabo del Ejército Salín Sanmiguel, al infante de marina Henry López Martínez y a los concejales Marcos Vaquero y Armando Acuña, secuestrados entre 2007 y 2010.

Los uniformados hacen parte de un grupo de 19 policías y militares que tienen en su poder, algunos desde hace 13 años, en tanto que los dos políticos son los únicos civiles que las FARC admiten tener entre sus secuestrados con carácter extorsivo.

Suspenden operaciones militares
El gobierno colombiano acordó con el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) suspender por 36 horas las operaciones militares en el área donde vayan a ser entregados los cinco rehenes que la guerrilla de las FARC ofreció liberar, anunció un funcionario.

"(Se suspenderán) las operaciones de la Fuerza Pública durante un término de 36 horas y en un ámbito geográfico por establecer, pero que debe ser absolutamente razonable y proporcional a las estrictas necesidades de seguridad de este proceso", aseguró el ministro de Defensa, Rodrigo Rivera.

Rivera se reunió con el delegado del CICR en Colombia, Christophe Beney, que precisó que la operación de liberación se iniciaría en "una semana o diez días" después de que las FARC den a la ex senadora Piedad Córdoba las coordenadas para la entrega de los rehenes.

El ministro aclaró que la suspensión de operaciones "no incluye patrullajes de la Policía en centros urbanos" y que su despacho deberá ser notificado "con mínimo 23 horas de anticipación para iniciar la cuenta regresiva y adelantar acciones correspondientes al cumplimiento de los compromisos suscritos".

Las FARC, principal guerrilla de Colombia, anunciaron el 8 de diciembre que liberarán unilateralmente al mayor de policía Guillermo Solórzano, al cabo del Ejército Salín Sanmiguel, al infante de marina Henry López Martínez y a los concejales Marcos Vaquero y Armando Acuña, secuestrados entre 2007 y 2010.