•   Túnez  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Por primera vez desde el comienzo de las protestas sociales el martes en la noche se produjeron enfrentamientos en las afueras de la capital tunecina, mientras el balance de muertos oscilaba entre 21, según las autoridades, y 50, de acuerdo a un líder sindical.

"Nuestras cifran hablan de 21 decesos", afirmó Samir Laabidi, ministro tunecino de Comunicación. "Los que hablan de 40 o 50 muertos deben presentar una lista nominativa", indicó.

Laabidi también se refirió a daños materiales "considerables" sin proporcionar una cifra.

Según un responsable sindical, el balance de los disturbios sociales que padece Túnez desde hace casi un mes se agravó a unos 50 muertos en el centro del país en tres días.

El ministerio del Interior tunecino había cifrado antes en 14 el número de muertos en Kaserín y Thala, otra localidad del centro del país.

"El caos reina en Kaserín (290 km al sur de la capital Túnez) tras una noche de violencias, de disparos de francotiradores, saqueos y robos de comercios y viviendas", afirmó Sadok Mahmoudi, miembro de la Unión General de Trabajadores Tunecinos (UGTT).

Esta versión fue corroborada por otros testigos interrogados por la AFP. Así, todo indica que la intervención televisada el lunes del presidente Zine El Abidine Ben Ali --en la que prometió crear 300.000 empleos y denunció "actos terroristas imperdonables" al referirse a las manifestaciones-- no logró desactivar las más graves protestas en 23 años de régimen.

"El número de muertos supera los 50", afirmó el sindicalista, citando fuentes del hospital regional de Kaserín.

EU preocupado
Un funcionario local que pidió el anonimato informó sobre disparos de francotiradores apostados en los techos, así como de las fuerzas de seguridad que, según él, habrían tirado contra cortejos fúnebres en Kaserín.

El personal médico del hospital de Kaserín suspendió su trabajo durante una hora en señal de protesta, añadió el funcionario, que describió "cadáveres destripados, con el cerebro reventado".

Estados Unidos expresó el martes su preocupación tras los informes de que las fuerzas de seguridad tunecinas estarían haciendo un "uso excesivo de la fuerza" contra manifestantes, durante las protestas en el centro del país.

"Estados Unidos está muy preocupado por los informes de un uso excesivo de la fuerza por el gobierno tunecino", aseguró Mark Toner, portavoz del departamento de Estado.

En París, la presidenta de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), la tunecina Souhayr Belhassen, dijo que el número de muertos en las manifestaciones en Túnez llega al menos a 35, después de la violencias del fin de semana en las localidades del centro oeste del país, sostuvo el martes.

"La cifra de 35 muertos se funda en una lista nominativa", declaró."Pero el número total de víctimas es más importante. Gira alrededor de los 50, pero es una evaluación", agregó Belhassen.

Para el gobierno tunecino, Kaserín "fue escenario de actos de violencia y de destrucciones cometidas por grupos que atacaron dos comisarías con botellas incendiarias, palos y barras de hierro".

"Tras diversas advertencias y disparos al aire, la policía utilizó sus armas en un acto de legítima defensa, cuando los asaltantes multiplicaron los ataques, lanzando neumáticos incendiados", indicó el martes el ministerio del Interior. Este incidente "provocó la muerte de cuatro asaltantes", añadió.

Amnistía Internacional declaró que al menos 23 personas murieron este fin de semana a manos de las fuerzas de seguridad que abrieron fuego "en una inaudita espiral de violencia contra gente que había venido a protestar contra sus condiciones de vida, el desempleo y la corrupción".