elnuevodiario.com.ni
  •   Río de Janeiro  |
  •  |
  •  |
  • Agencias

Al menos 270 personas murieron hoy por las lluvias torrenciales en tres municipios de la región montañosa del Estado de Rio de Janeiro, arrasada por grandes aludes de tierra.

La ciudad más afectada fue Teresópolis, 100 km al norte de Rio de Janeiro, donde las autoridades elevaron a más de cien las personas fallecidas en los barrios enclavados en la montaña, que durante la madrugada fueron devastados por ríos de agua y lodo, informó una portavoz de la alcaldía. "Es una gran catástrofe, una gran calamidad", expresó el alcalde de Teresópolis, Jorge Mario Sedlacek, por teléfono al canal Globonews.

El balance de muertos fue aumentando en el día, a medida que los servicios de rescate fueron llegando a los barrios afectados en las montañas de ese estado, y se le suman 13 decesos por lluvias en la metrópoli de Sao Paulo a comienzos de la semana.

"La desgracia de Teresópolis no tiene tamaño", afirmó tras sobrevolar el lugar el secretario de Medio Ambiente de Rio de Janeiro, Carlos Minc, citado por la prensa local.

Catástrofe parece película de terror
El área serrana de Rio, con montañas de más de 2.000 metros, es una turística zona favorita de los cariocas que huyen del calor del verano playero, pero en unas pocas horas se transformó en un paisaje de destrucción y muerte con ríos desbordados, coches y casas arrastradas. "Nunca vi algo así, fue una película de terror: casas, coches fueron llevados por el torrente de agua", declaró Angela, una empleada doméstica de 55 años que salvó su casa por milagro pero vio cómo sucumbían las de sus vecinos.

Al menos 38 personas murieron en Nova Friburgo, otra ciudad de la misma región serrana 140 km al norte de Rio de Janeiro, informó el comandante de la Defensa Civil del municipio, Roberto Robadey, al sitio informativo G1.

Entre ellos, tres eran bomberos que fallecieron mientras realizaban un rescate. La ciudad tenía el sistema telefónico y la electricidad cortados.

En Petrópolis, otra ciudad de la turística región serrana de Rio de Janeiro, fallecieron al menos 18 personas, informó una portavoz de la alcaldía local. "La Defensa Civil está informándonos que el número de fallecidos aquí puede llegar a 40, ya que hay cuerpos todavía por ser rescatados", sostuvo la representante.

Puentes, carreteras y calles destruidas
Decenas de puentes, carreteras y calles fueron destruidos en esos municipios, que amanecieron con muchas áreas sin luz ni teléfono y donde los servicios de rescate se abrían penosamente camino durante todo el día en busca de sobrevivientes y cuerpos en muchas zonas que quedaron aisladas.

En las ciudades fueron improvisados centros de acogida y morgues, informaron las autoridades locales. La Defensa Civil lanzó llamados para que la gente evacuara las zonas de riesgo. "Estamos pidiendo que las personas se dirijan a lugares más seguros, como Iglesias y escuelas", para hacerles llegar unidades de rescate y ayuda, informó el secretario de Defensa Civil de Teresópolis, Flavio Castro.

La lluvia y el barro mezclados con piedras se llevaron todo lo que encontraron por delante, según podía verse en imágenes aéreas de Teresópolis. La tragedia en Rio se produce un año después de que deslizamientos de tierra dejaran al inicio de 2010 más de 50 fallecidos en el municipio de Angra dos Reis, otra zona turística.

Las lluvias han sido devastadoras este año en el sureste de Brasil y solo esta semana acumulan saldo de más de 180 muertes.

La presidenta Dilma Rousseff ofreció ayuda a los gobernadores de Rio, Sergio Cabral, y Sao Paulo, Geraldo Alckmin, y pidió al ministro de Integración Nacional, Fernando Bezerra, que viajara a Rio. Según el diario Estado de Sao Paulo, 473 personas murieron en Brasil en 2010 debido a las lluvias.