•   WSPA/ PUERTO PRÍNCIPE  |
  •  |
  •  |
  • Agencias

Aún había réplicas del terremoto de enero del año pasado cuando el equipo de la Sociedad Mundial para la Protección Animal (WSPA, por sus siglas en inglés) estaba ya en Haití. Luego de un año de constante trabajo, más de 50,000 animales han recibido atención y las personas que dependen de ellos para su supervivencia, se han visto beneficiadas.

De acuerdo con Gerardo Huertas, Director de manejo de desastres para las Américas, la coalición liderada por WSPA, además de la ayuda veterinaria de emergencia en Puerto Príncipe, esta apoyando la reconstrucción de la infraestructura veterinaria que colapsó con el terremoto: “Tres edificios específicos de laboratorios, un equipo veterinario que trabaja en la capital todo el año, y unidades de refrigeración que ayudan a distribución de vacunas vitales para la salud de los animales de granja en todo el país”, aseguró.

En este país muchos haitianos no tienen cuentas bancarias, sino que mantienen a varios animales en el patio de su casa, los cuales venden cuando necesitan dinero para enviar a un hijo a la escuela, o pagar gastos médicos. “El ligamen entre el ser humano y sus animales tiene implicaciones sociales y económicas muy fuertes en Haití”, señaló Huertas.

Trabajar en Haití representó un gran reto para WSPA y los miembros de la coalición ARCH, ya que la situación del país ha permanecido inestable durante todo este tiempo. “Después del impacto del terremoto la pobreza se acentuó, luego siguió la epidemia de cólera y más recientemente la gran inestabilidad política que este país está sufriendo. Aún así, y gracias a un gran apoyo del gobierno haitiano y a la determinación de nuestros colegas, hemos logrado muchísimos avances en este año que pasó”, continuó Huertas.

Según el experto, el ejemplo de Haití es, sin duda, la mejor operación de rescate animal que WSPA haya realizado hasta ahora. “Esto se dio gracias a la generosidad de nuestros donantes, nuestra capacidad técnica y el compromiso de los haitianos. El mejor ejemplo es, quizá, que la totalidad de nuestro personal en Puerto Príncipe es haitiana, lo cual esperamos que ayude a que nuestra misión prevalezca en el tiempo”.

Resultados del último año
Activación de una clínica móvil con veterinarios locales que viajan a las comunidades afectadas por el terremoto y dan atención a perros, gatos, cabras, ganado, caballos y otros animales. Más de 50 mil animales han sido tratados y vacunados, beneficiando también a las personas que dependen de ellos para su subsistencia.

Al vacunar animales contra enfermedades zoonóticas (que pueden transmitirse a seres humanos), tales como la rabia, se protegen también a las personas que conviven con ellos. Tratar a los animales contra parásitos previene epidemias de diarrea, sin lo cual se podría haber exacerbado el problema del cólera. Se lanzó una campaña de información pública, con mensajes educativos para que los haitianos se preparen ante futuros desastres y tomen en cuenta a sus animales.

Otros logros
Se ayudó a reparar y reabastecer el Laboratorio Veterinario Nacional. Se instalaron 12 unidades de refrigeración alimentadas solarmente, para mantener y distribuir vacunas a lo largo del país. El trabajo se hizo en estrecha coordinación con el Ministerio de Agricultura, Recursos Naturales y Desarrollo Rural de Haití (MARNDR), para así desarollar una mayor capacidad de monitoreo y apoyo a la salud animal. Se ha comenzado el entrenamiento de veterinarios con miras a la construcción de un sistema de reducción de riesgo comunitario para ayudar en el tema de preparación hacia el futuro.