•   Tomado de El País, España  |
  •  |
  •  |

Ni la presidenta de la República se libra en Argentina de los golpes de los llamados motochorros, delincuentes armados que viajan en moto y que son protagonistas de algunos de los más violentos y sonados robos de los últimos meses en Buenos Aires.

En esta ocasión, dos de estos ladrones se llevaron a punta de pistola el dinero destinado a pagar los viáticos de quienes acompañan a Cristina Fernández de Kirchner en un viaje oficial por varios países de Oriente Próximo que se inició hoy mismo y que es la segunda que realiza la presidenta tras la muerte de su esposo, Néstor Kirchner, el pasado mes de octubre.

Según la denuncia presentada en una comisaría de la ciudad, y conocida ayer, un funcionario de la Agrupación Aérea de la Casa Militar de la presidencia, encargado de organizar el viaje oficial de Cristina Fernández, acudió el pasado martes en un coche de la policía y acompañado por un guardaespaldas, a la Tesorería de la Secretaria General para retirar una elevada cantidad de dinero en divisas extranjeras (68 mil dólares y 17 mil euros) destinados a sufragar los gastos de la comitiva de la presidencia, que visitará durante los próximos diez días Kuwait, Qatar, Turquía y Egipto.

El funcionario, siempre, según el relato de la denuncia que difundieron hoy varias televisiones y diarios argentinos, metió el dinero en una mochila y se dirigió en el mismo coche a su domicilio particular, en pleno barrio de Palermo, uno de los mas céntricos y famosos de la ciudad. Se bajo en la esquina entre las calles Honduras y Malabia, momento en el que fue asaltado por los ocupantes de una moto. Uno de ellos le encañonó presuntamente con una pistola y le quitó la mochila. El otro conducía la moto en la que se dieron inmediatamente a la fuga.

Agentes investigan incongruencias en declaraciones del funcionario
La policía investiga ahora por qué el funcionario llevaba el dinero a su casa, por qué se bajó antes de llegar y, sobre todo, quien le dio el aviso a los delincuentes, que evidentemente conocían las circunstancias de la retirada de divisas.

Las salideras (soplos a los motochorros desde dentro de los bancos o instituciones financieras) han aumentado sustancialmente en los últimos tiempos y se han convertido en un auténtico problema.

Hace pocos meses, un motochorro disparó contra una mujer embarazada que acababa de retirar una importante cantidad dinero. La mujer consiguió sobrevivir pero perdió al niño y ha anunciado que se marcha a vivir fuera de Argentina.

La presidenta, que no realizó el menor comentario sobre lo ocurrido antes de subir al avión, no tuvo que suspender su visita por falta de dinero. El viaje se inició con normalidad a la hora prevista, una vez conseguidos nuevos fondos.