•   TEGUCIGALPA / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

Al aprobar una reducción de los requisitos para convocar plebiscitos y referéndums, el Congreso hondureño rompió con el mito de que algunos artículos constitucionales son intocables, entre ellos el de la reelección presidencial, cuya sola mención constituía delito y justificó el golpe de Estado de 2009 contra Manuel Zelaya.

Con 103 de los 128 votos de los diputados de la cámara única, el presidente Porfirio Lobo logró que se aprobara, luego de un acalorado debate, la reforma del artículo 5, que establece los mecanismos para convocar plebiscitos y referéndums y para que las iniciativas sean aprobadas.

La iniciativa, que de todas formas debe pasar por segunda vez por el Congreso a partir del 25 de enero, permitirá consultar a la población acerca de la eliminación de los llamados artículos pétreos, entre ellos el que prohibe la reelección presidencial.

Zelaya fue derrocado el 28 de junio de 2009 acusado de “traición a la patria” por promover una consulta popular sobre la convocatoria a una asamblea constituyente para redactar una nueva constitución que abriera las puertas a la reelección.

En el seno del oficialista Partido Nacional, sólo un diputado votó contra la reforma, en tanto del opositor Partido Liberal 28 votaron a favor pese a que la dirección de la agrupación les había ordenado votar en contra.

Lo que buscaba Zelaya

De esa forma, Lobo se encamina a lograr lo que no pudo obtener Zelaya y que, al contrario, le costó la salida del poder, así como su envío al exilio a Costa Rica y luego a República Dominicana, acusado por sectores conservadores de querer implantar en Honduras el modelo del presidente venezolano, Hugo Chávez.

El presidente en ejercicio, sin embargo, marcó diferencias este jueves con la propuesta de Zelaya, ya que él no busca reelegirse y el jefe de Estado depuesto sí buscaba esa meta.

Lobo dijo que su período de cuatro años va “del 27 de enero de 2010 al 27 de enero de 2014 y, escúchenme bien: el 28 de enero estoy en (la finca) La Empalizada sembrando maíz, como siempre lo he hecho”.

Con la reforma promovida por Lobo, sumada a la presión internacional y de los seguidores de Zelaya, “queda abierta la vía para la convocatoria a una constituyente”, afirmó a la AFP el analista y ex canciller hondureño Ernesto Paz Aguilar.

Pero advirtió que los sectores conservadores interpondrán un recurso de inconstitucionalidad contra la reforma y si los magistrados fallan a favor, el Congreso va a querer destituir a los magistrados por lo que “se vendrá otra crisis política”.