elnuevodiario.com.ni
  •   GUATEMALA  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Guatemala, Álvaro Colom, pidió este viernes al Congreso la abolición de la pena de muerte en el país, mientras reconoció su fracaso en combatir la inseguridad, la cual atribuye a la penetración del narcotráfico.

"No podemos hablar de vida si estamos hablando de muerte, por eso estoy entregando una iniciativa para abolir la pena de muerte", indicó el gobernante durante su informe anual ante los legisladores.

Colom aseguró que, con esa decisión, de ser aprobada, Guatemala estaría dando un paso fundamental "para salir de esa lista de países" donde se aplica la pena capital.

Estados Unidos, Cuba, Belice, Guyana y una decena de islas anglófonas del Caribe mantienen vigente la pena de muerte en América, según Amnistía Internacional.

Diferentes sectores, incluida la Iglesia Católica, han demandado la abolición de la sentencia de muerte en Guatemala, vigente aunque no se aplica desde 1998.

Colom vetó el pasado 4 de noviembre, por segunda vez en dos años, un decreto del Congreso que pretendía reactivar la aplicación.

Paralelamente, el mandatario enumeró avances ante el Legislativo, en especial en educación y salud, en sus tres años de labores, aunque reconoció su fracaso en el combate a la inseguridad.

El presidente manifestó que el 42% de los 6.500 muertos de forma violenta en 2010 son por causa del narcotráfico que golpea el país.

Además, consideró un logro el crecimiento económico superior al 2% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2010, pese a los estragos de las lluvias que provocaron 175 muertos y más de 1.000 millones de dólares en pérdidas.

"Sequía o lluvia", expersó Colom, Guatemala seguirá inmersa en los estragos del cambio climático, pues la región centroamericana está entre las más vulnerables del problema a nivel mundial.

El mandatario inició este viernes su cuarto y último año de gobierno y entregará el poder al ganador de las elecciones generales previstas para septiembre de este año.