elnuevodiario.com.ni
  •   Túnez  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Violentos enfrentamientos opusieron este domingo en Túnez a las fuerzas de seguridad con elementos leales al derrocado jefe de Estado Ben Alí, que culminaron con el asalto del palacio presidencial de Cartago, a un día del anuncio de la composición del nuevo gobierno.

El primer ministro Mohammed Ghannouchi advirtió por la noche que las autoridades de transición no mostrarán "cero tolerancia" con quienes siembren el caos en el país, en declaración telefónica a la televisión pública.

Disparos, primero esporádicos, luego más intensos, se registraron durante dos horas en la capital, entre francotiradores escondidos en edificios y policías y militares, comprobaron periodistas de la AFP.

Dos francotiradores murieron en esos enfrentamientos, anunció un oficial del ejército.

Horas más tarde, el ejército tunecino dio el asalto al palacio presidencial de Cartago, en el que estaban atrincherados elementos de la guardia presidencial de Ben Alí, según una fuente de seguridad tunecina.

"El ejército dio el asalto al palacio de Cartago donde están atrincherados elementos de la guardia presidencial" del ex presidente Ben Alí.

Un habitante de los suburbios lujosos de Cartago dijo que oyó "tiroteos" cerca. Agregó que el ejército instaló un amplio perímetro de seguridad alrededor del palacio presidencial.

Según la televisión pública, policías que estaban en la Escuela de Altos Estudios Comerciales (HEC), cerca del palacio presidencial, llamaron al ejército para que los apoyara, pues eran objeto de disparos.

La situación se puso más tensa durante la tarde. Los policías se pusieron cada vez más nerviosos y controlaban sistemáticamente los vehículos.

En ese marco, cuatro alemanes a bordo de tres taxis fueron detenidos en posesión de armas, junto a otros extranjeros cuyas nacionalidades no fueron precisadas. La detención tuvo lugar en el centro de la capital, a unos 300 metros de la sede del Partido Democrático Progresista (PDP, oposición legal) ante el cual se produjo un breve tiroteo.

Más detenciones
Asimismo el ex jefe de la seguridad del presidente tunecino depuesto Zine El Abidine Ben Alí, el general Alí Seriati, fue detenido el domingo, cuando el primer ministro Mohamed Ghannuchi iniciaba reuniones con partidos políticos para intentar formar un gobierno transitorio.

Seriati fue detenido en el sur de Túnez cuando intentaba huir a Libia, indicó el domingo una fuente oficial.

Ghannuchi se reunió con partidos políticos, excluyendo a comunistas e islamistas, declarados ilegales por el régimen de Ben Alí, para intentar formar un gobierno transitorio de "unidad nacional".

La reunión tenía por objeto nombrar tres comisiones: una para preparar la formación de un gobierno "de unión nacional", otra para investigar las agresiones y la represión que dejaron decenas de muertos tras un mes de manifestaciones y una tercera para examinar las acusaciones de corrupción contra el régimen de Ben Alí, que dirigió Túnez con mano de hierro durante 23 años.

Una dirigente de un partido opositor dijo que la composición del nuevo gobierno tunecino será anunciada el lunes y que los partidos que antes estaban vinculados al poder serán excluidos.

"La composición del nuevo gobierno será anunciada mañana por la mañana", declaró a la AFP Maya Jribi, secretaria general del Partido Democrático Progresista (PDP, la oposición legal más radical en Túnez).

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, expresó desde Washington el optimismo de Estados Unidos por las promesas de apertura.

Washington está "esperanzado por las recientes palabras del primer ministro (Mohamed) Ghannuchi y el presidente interino (Fued) Mebazaa que indicaron que estaban dispuestos a trabajar con todos los tunecinos más allá de su espectro político y con la sociedad civil para construir un gobierno verdaderamente representativo", afirmó en un comunicado.

El consulado francés en Túnez anunció por su parte que el fotógrafo franco-alemán de la agencia EPA Lucas Mebrouk Dolega, de 32 años, herido el viernes en Túnez, se hallaba en "estado crítico" pero no murió como se había anunciado antes.