•   Puerto Príncipe  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El sorpresivo regreso a Haití del ex dictador Jean-Claude "Baby Doc" Duvalier abre este lunes una gran incertidumbre política en un país inmerso en una crisis gubernamental tras las cuestionadas elecciones presidenciales y devastado por un sismo y una epidemia de cólera.

Su esposa, Véronique Roy, anunció el domingo que este lunes se celebraría una rueda de prensa. Pero por la mañana, Henry Robert Sterlin, ex embajador haitiano en París y ante la UNESCO, indicó que la conferencia no se celebraría, porque el hotel en que se encuentra 'Baby Doc' carece de la capacidad suficiente para recibir a todos los periodistas.

El regreso de Jean-Claude Duvalier, presidente de 1971 a 1986 y exiliado en Francia desde entonces, tomó por sorpresa a Haití, sumido en una grave crisis política y humanitaria, a un año del sismo que dejó 250.000 muertos y cientos de miles de damnificados.

Didier Le Bret, embajador de Francia en Haití, explicó a la AFP que 'Baby Doc' tiene un billete de regreso a París el 20 de enero. "Espero que lo utilice", añadió Le Bret.

Roy comentó que "no hay nada fijado", y que "todo es modificable", aunque confirmó que su esposo tiene un billete de regreso para el jueves. "Es prematuro decir si regresará a Francia o si se quedará", añadió.

Confuso regreso
Asimismo manifestó que "ningún responsable del gobierno (haitiano) contactó con él desde su regreso al país".

El ex dictador, derrocado por una revuelta popular en 1986 y heredero de su padre Francois 'Papa Doc', presidente de 1957 a 1971, se limitó a decir el domingo cuando bajaba del avión: "He venido para ayudar".

Según Osner Fevry, ex secretario de Estado de Duvalier, éste "no habría vuelto sin tomar contacto a un nivel u otro" con el gobierno del presidente saliente René Preval.

Evans Paul, ex opositor a los Duvalier, ahora alcalde de Puerto Príncipe, abunda: "pienso que Preval está en el origen de esa decisión. Es una maniobra para desviar la atención y provocar, destinada a intensificar la confusión" surgida de la primera vuelta de la elección presidencial.

La segunda vuelta de la elección presidencial celebrada el 28 de noviembre fue aplazada de manera indeterminada y todavía no se ha dado información sobre los candidatos que se enfrentarán en esa segunda vuelta.

La esposa de Duvalier desmintió las acusaciones del alcalde de la capital. "No ha habido ningún contacto", expresó Roy.

Jean-Claude "Duvalier es un ciudadano haitiano que regresa a su país, está en su derecho", reaccionó el domingo el primer ministro Jean-Max Bellerive. "Sólo espero que eso no complique una situación ya tensa", agregó.

Por su lado, las organizaciones de defensa de los derechos humanos exigieron que el ex dirigente sea juzgado.

"El regreso de Duvalier a Haití debería servir sólo para una cosa: que se enfrente a la justicia", indicó José Miguel Vivanco, director de la ONG Human Rights Watch para las Américas.

"Bajo la presidencia de Duvalier y sus (milicianos) Tonton Macoutes, miles de personas fueron asesinadas y torturadas, y cientos de miles de haitianos huyeron al exilio. Hace mucho tiempo que debe rendir cuentas", agregó.

"Las extendidas y sistemáticas violaciones de derechos humanos cometidas en Haití bajo el mando de Duvalier equivalen a crímenes contra la humanidad. Haití está obligado a perseguirlo a él y a cualquier otra persona responsable de tales crímenes", dijo Javier Zúñiga, consejero especial de Amnistía Internacional.

"La venida de Jean-Claude Duvalier a Haití no debe desviar a las autoridades y los actores políticos haitianos del proceso electoral en curso", estimó por su lado el ministerio francés de Relaciones Exteriores, por boca de su vocero Bernard Valero.