•   Tomada de La Prensa de Honduras  |
  •  |
  •  |

El Gobierno hondureño se declaró responsable del flujo de inmigrantes ilegales hacia México, pero no de las matanzas y secuestros contra indocumentados que ocurren en ese país.

El vicecanciller, Alden Rivera, rechazó las críticas hechas por Rubén Beltrán, subsecretario para América Latina de la Cancillería mexicana, en torno a que las naciones de Centroamérica deben asumir su responsabilidad por las matanzas contra ilegales en territorio mexicano.

“No es correcto y no es preciso, no es exacto que el subsecretario de México haga referencia a que el crimen organizado tiene sus células en Honduras, porque los crímenes, los asaltos y los secuestros están ocurriendo en territorio mexicano”, aclaró.

Coincidió en hay que hacer mayores esfuerzos por evitar el éxodo de compatriotas que pasar por México en busca del “sueño americano” y que México debe hacer los propio por frenar los ataques a estos grupos. “Sin lugar a dudas lo más relevante en términos migratorios será atacar el crimen organizado en donde están ocurriendo los incidentes de secuestro que es en territorio mexicano. Obviamente, la corresponsabilidad existe y es algo que nosotros asumimos con absoluta responsabilidad.

Piden unificar lucha
El agosto del año pasado se registró el asesinato de al menos 72 migrantes en Tamaulipas, de los que 23 fueron plenamente identificados como hondureños y se sospecha que otros siete también son connacionales y que todavía no son reconocidos.

“Sin lugar a dudas lo más relevante en términos migratorios será atacar el crimen organizado en donde están ocurriendo los incidentes de secuestro que es en territorio mexicano”. El funcionario explicó que los 34 hondureños indocumentados que fueron capturados por el Instituto Nacional de Migración, INM, están seguros en manos de esa entidad y que el consulado hondureño ya comenzó las diligencias para su deportación por tierra.

El fin de semana circuló el rumor de que 34 hondureños, que formaban parte de un grupo de 39 ilegales, habían sido secuestrados en el estado de Hidalgo. No obstante, luego se aclaró que los indocumentados fueron capturados por agentes del INM como parte de una redada hecha en una estación de trenes en esa zona.