•  |
  •  |
  • END

RÍO DE JANEIRO / EFE

El número de víctimas debido a las lluvias que castigaron la semana pasada la región serrana del estado brasileño de Río de Janeiro subió a 676, según un boletín divulgado ayer por la Policía, en tanto que, en el séptimo día de trabajos de rescate, los socorristas aún buscan a al menos a 208 desaparecidos.

Las tareas de rescate están concentradas en áreas que, a casi una semana de la tragedia aún permanecen aisladas tras haber sido bloqueadas por las toneladas de tierra, lodo y piedras que se deslizaron de las montañas y sepultaron a cientos de viviendas.

Según el boletín de la Policía Civil del estado de Río de Janeiro, la ciudad más afectada, y la que es considerada como una de las mayores tragedias naturales en la historia de Brasil fue Nueva Friburgo, en donde el número de víctimas llega a 319.

Los equipos de rescate también encontraron a 277 cuerpos en la ciudad de Teresópolis; 56 en Petrópolis; 19 en Sumidouro, 4 en Sao José do Vale do Río Preto, y uno en Bom Jardím.

Esas cifras pueden ser mayores ya que los equipos de rescate aún buscan al menos a 208 personas que no han sido localizadas por sus familiares.

La Alcaldía de Teresópolis trabaja con una lista de 177 desaparecidos, la de Petrópolis con una de 26 y la de Sumidouro con una de 5, en tanto que las autoridades de Nueva Friburgo, la ciudad más afectada, desconocen el número de desaparecidos.