•   TÚNEZ / AFP  |
  •  |
  •  |
  • END

El presidente de transición tunecino Fued Mebazaa se comprometió ayer miércoles a romper “con el pasado” político de Túnez, donde miles de personas exigieron la retirada de figuras del antiguo régimen del gobierno provisional, debilitado por la salida de un partido de oposición.

Cuatro ministros --tres sindicalistas y el presidente del Foro Democrático para el Trabajo y las Libertades (FDTL)-- dimitieron del gobierno de unión nacional, formado el lunes, debido a la presencia de jerarcas del partido del presidente derrocado Zine El Abidine Ben Alí.

“Me comprometo a que el gobierno de transición lleve a cabo una ruptura total con el pasado”, declaró Mebazaa en la televisión estatal.

Se trata de su primera intervención pública desde que asumió la presidencia interina del país el sábado, al día siguiente de la huida del presidente derrocado a Arabia Saudita, tras un mes de revuelta popular sin precedentes.

El presidente se comprometió a “satisfacer todas las aspiraciones legítimas de la sublevación para que se lleve a cabo esta revolución de la libertad y de la dignidad”.

Prometió, sobre todo, una “amnistía general”, la “libertad total de información”, “la independencia de la justicia” y “la separación entre el Estado y el partido”, en referencia a la Asamblea Constitucional Democrática (RCD) de Ben Alí, símbolo de corrupción y de represión.


Nada con partidarios
de Ben Alí
La permanencia de miembros de la RCD en puestos claves del gobierno (Interior, Defensa, Relaciones Exteriores y Finanzas, entre otros) había provocado la dimisión el martes de tres ministros procedentes de la Unión General de Trabajadores Tunecinos (UGTT), y el miércoles la de un jefe de la oposición.

“Nos resulta imposible participar en un gobierno que integra a símbolos del antiguo régimen”, repitió el miércoles el secretario general de la central, Abdesalem Jrad.

“La composición del gobierno no transmite el mensaje claro que esperaba el pueblo, que perdió a numerosos mártires, no hubo ruptura total con el pasado, lo lamentamos”, declaró a la AFP Mustafá Ben Jaafar, dirigente del FDTL, que había sido nombrado ministro de Salud en el nuevo Ejecutivo.

En Túnez capital, unidades antidisturbios de la policía flaquearon una manifestación de unas 2,000 personas, incluidos islamistas, en el centro de la ciudad, pero no intervinieron para dispersarla, constató la AFP. No se registraron incidentes.