•   CARACAS / EFE  |
  •  |
  •  |

El Gobierno de Venezuela informó ayer de que 111 personas que “están recibiendo tratamiento” en el país tras contraer la bacteria del cólera en República Dominicana, y advirtió de que otras 339 “están propagando la bacteria sin saberlo”.


 “Si logramos que estas 450 personas tomen el tratamiento, nosotros no tendremos epidemia en Venezuela”, remarcó la ministra de Salud, Eugenia Sader, en declaraciones a la televisión estatal.


 Todas estas personas asistieron el pasado día 22 a una boda en República Dominicana, donde “tenemos confirmado que la bacteria del cólera estaba en los alimentos que se consumieron”, remarcó la ministra venezolana.
 Sader hizo especial hincapié en que más del 80% de las 339 personas que aún no han acudido a los centros médicos no va a tener ningún síntoma de la enfermedad y solo entre “3 y 5% tendrá síntomas graves”.


 “Nos preocupa que algunas de estas personas, por supuesto, sin saberlo, puedan viajar a zonas sin colectores de aguas servidas, zonas sin forma de tratar las aguas servidas, como las zonas fronterizas, las zonas indígenas, donde se nos puede despertar una epidemia generalizada que va a ser muy severa”, advirtió.


 “Pedimos a todos los que participaron en el evento (y que aún no han acudido a los hospitales) a que se sometan al tratamiento respectivo que es muy sencillo: son tres pastillas en una sola toma”, añadió.

27 hospitalizados
De los 111 “que ya están recibiendo tratamiento”, precisó la ministra, 27 están hospitalizados en centros médicos privados y el resto está en tratamiento ambulatorio.


Según las autoridades sanitarias venezolanas, se han confirmado, además, doce casos en República Dominicana, dos en Madrid, uno en México y uno en Boston (Estados Unidos) de ciudadanos del país suramericano que asistieron a esa celebración.


Las langostas servidas en la boda procedían de las costas de la provincia dominicana de Pedernales, fronteriza con Haití, país donde una epidemia de cólera ha afectado desde mediados de octubre a unas 200.000 personas y ha causado la muerte de cerca de 4.000.


Un comunicado del Ministerio de salud Pública dominicano señaló ayer que se “han determinado fallas en la cadena de refrigeración” de las langostas, que “no estuvieron debidamente cocidas” en el momento de ser servidas en la fiesta, a la que asistieron más de 500 personas.