•   PARIS  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La comunidad internacional multiplicó sus llamamientos para que el presidente egipcio Hosni Mubarak emprenda reformas políticas y refrene la represión de las manifestaciones que hoy prosiguieron por quinto día, pese a que el mandatario disolvió su gobierno.

El presidente estadounidense pidió no usar la violencia contra los manifestantes y subrayó, tras hablar media hora por teléfono con Mubarak ayer por la noche, que los egipcios tienen un legítimo anhelo de gozar de derechos universales. "Quiero ser muy claro al llamar a las autoridades egipcias a contenerse de ejercer cualquier violencia contra manifestantes pacíficos", declaró Obama. "Le dije (a Mubarak) que tiene la responsabilidad de llevar a los hechos" sus promesas de reformas democráticas y económicas, agregó.

La Unión Europea (UE) también urgió a "frenar la violencia para detener el derramamiento de sangre" en el país árabe. El presidente de la UE, Herman Van Rompuy, pidió además "la liberación de todos los detenidos (...) por motivos políticos" y el lanzamiento del "necesario proceso de reformas".

Sarkozy, Merkel y Cameron se pronuncian
Nicolas Sarkozy, Angela Merkel y David Cameron pidieron por su parte al presidente "iniciar un proceso de cambio" frente a las "reivindicaciones legítimas" de su pueblo y a "evitar a toda costa el uso de la violencia contra los civiles", hoy en una declaración conjunta. "Estamos muy preocupados por los acontecimientos que observamos en Egipto. Reconocemos el papel moderador que el presidente Mubarak desempeñó durante muchos años en Oriente Medio. Le pedimos ahora hacer prueba de la misma moderación para tratar la situación actual en Egipto", declararon el presidente francés, la canciller alemana y el primer ministro británico en un comunicado difundido por el Elíseo. "Llamamos al presidente Mubarak a evitar a toda costa el uso de la violencia contra civiles sin armas y a los manifestantes a ejercer su derecho pacíficamente", añadieron.

El presidente de la Unión Africana (UA), Jean Ping, expresó la "preocupación" de la organización continental. "Egipto vive una situación preocupante, que tenemos que observar", dijo Ping. "Después de lo ocurrido en Túnez (donde una rebelión popular derrocó este mes al presidente Ben Alí - NDLR), observamos todo lo que ocurre en todas partes y estamos preocupados", agregó.

También Irán llamó a las autoridades egipcias a atender las reivindicaciones de la calle. "Las manifestaciones de los egipcios son un movimiento en busca de justicia", declaró el portavoz de la cancillería de la República Islámica de Irán, Ramin Mehmanparast. Irán "espera que los dirigentes del país escuchen la voz de la nación musulmana y se sometan a sus legítimas exigencias", proclamó.

Protestas son ataque contra la seguridad

El rey Abdalá de Arabia Saudita consideró en cambio que las protestas representan "ataques contra la seguridad y la estabilidad" de Egipto, llevados a cabo por "infiltrados" en nombre de la "libertad de expresión". El monarca llamó por teléfono a Mubarak para expresarle su solidaridad, informó la agencia oficial saudita SPA.

También el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, le expresó su solidaridad al mandatario egipcio. Abas "llamó al presidente egipcio Hosni Mubarak y afirmó su solidaridad con Egipto y su compromiso con la seguridad y la estabilidad" de ese país, indicó la oficina del dirigente palestino en un comunicado.

Un alto responsable israelí, que pidió el anonimato, expresó su inquietud por un posible derrumbe del régimen de Mubarak, quien está en el poder desde 1981. "Lo más inquietante, es el clima de incertidumbre que reina en el país con mayor influencia en Medio Oriente", declaró ese responsable.

Egipto es uno de los dos únicos países árabes (el otro es Jordania) que firmaron tratados de paz con Israel, y el primero en haber reconocido al Estado hebreo, en 1979. El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) pidió a todas las partes "respetar la vida" y al personal que atiende a los heridos.