•   Lima  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Perú, Alan García, confió hoy en que el hombre que violó a su hija, de siete meses, "muera dentro de la prisión", tras felicitar a la policía por su detención en la región Junín y lamentar que no exista pena de muerte para esos delitos.

El jefe de Estado reiteró estar a favor de la pena de muerte para los violadores de menores, especialmente en los casos en que se provoca la muerte de los niños, porque "eso me parece que no tiene perdón de Dios", acotó.

El ministro del Interior, Miguel Hidalgo, confirmó hoy la detención en un centro poblado de Junín de Elvis Egoavil Julcarima, de 22 años, quien era intensamente buscado desde el jueves último por la violación de su hija, de siete meses de edad.

La bebé sobrevivió a la agresión, pero debe ser trasladada a Lima para ser tratada por haber sufrido desgarro vaginal y anal.

En declaraciones a Radio Programas del Perú (RPP), García añadió: "en este Gobierno hubiéramos podido sancionar severamente a los violadores, aplicándoles la máxima pena", pero recordó que el Congreso "normalmente le da la espalda a la opinión pública", que apoya esa medida. "Les garantizo que, contra lo que dicen los analistas, esto hubiera puesto en su sitio a esta gente y, por lo menos, la sociedad vería que los crímenes atroces se contestan con la mayor severidad posible", apuntó el mandatario.

Por su parte, Hidalgo informó a RPP que el agresor se entregó a la policía en el centro poblado Bolívar, después de que los agentes y la fiscalía levantaron un cerco en las inmediaciones de su vivienda para lograr su captura.

En la víspera, la ministra de la Mujer, Virginia Borra, exhortó al Congreso a impulsar sanciones mucho más severas y fuertes, y además pidió que los procesos sean más ágiles en la fiscalía y el poder judicial. "Mientras no haya una sanción severa, no se podrá sensibilizar a las familias para que cuiden a sus hijos, como la primera escala de protección", manifestó Borra teniendo en cuenta que un alto porcentaje de violaciones de menores se producen al interior de sus hogares.