•   CARACAS  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Al menos una persona falleció y tres resultaron heridas la madrugada del domingo, tras la explosión de un importante almacén de armas y explosivos situado al norte de Venezuela, informaron las autoridades, que lograron controlar el incendio y que ya comenzaron las investigaciones.


Anteriormente se informó que al menos 40 personas resultaron heridas como producto de la explosión de varios depósitos de armas y municiones situados al norte de Venezuela, informaron fuentes del Gobierno, explicando que las causas del siniestro se desconocen y que el fuego aún no fue controlado.


“Está controlado el incendio y las explosiones, ahora viene la etapa de la investigación, de la que no podemos adelantar nada aún, pero todos los escenarios e hipótesis serán evaluadas”, señaló el vicepresidente venezolano Elías Jaua a la televisión estatal VTV.


“Hago un llamado a la calma y a la paz, ya lo que iba a ocurrir, ocurrió (...). Los tres depósitos de munición que fueron afectados ya están totalmente controlados”, dijo, por su parte, el ministro de la Defensa, Carlos Mata.
El impresionante incendio, visible a una distancia de varios kilómetros, comenzó cerca de las 04h45 locales (09h15 GMT) en un arsenal de la empresa pública Cavim (Compañía Anónima Venezolana de Industrias Militares), en la ciudad de Maracay (Estado Aragua, norte).


Jaua confirmó la muerte de una mujer de 26 años durante el incidente y otras tres resultaron heridas luego de ser arrolladas por vehículos en medio del pánico generado por la explosión.

Evacuaron en un perímetro de cinco kilómetros
Un perímetro de unos cinco kilómetros alrededor de la zona del siniestro fue evacuado por precaución y en total unas 10,000 personas abandonaron sus casas, según el gobernador de Aragua, Rafael Isea.


Las autoridades buscan “granadas y explosivos que pudieron haber sido proyectados y caído en las urbanizaciones aledañas” para desactivarlas, antes del regreso a sus casas de las personas evacuadas, dijo el responsable.


El paso por la autopista que atraviesa el Estado, cortado tras la explosión fue reabierto por las autoridades después del mediodía. Aproximadamente 1,000 funcionarios y efectivos de las Fuerzas Armadas trabajaron para sofocar el incendio y garantizar la seguridad de los habitantes.