•   BOGOTÁ  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los más de 5 mil campesinos víctimas de un desplazamiento forzado en Anorí (noroeste de Colombia) ante presiones de las FARC, que buscan proteger cultivos ilícitos de hoja de coca en la zona, empezaron hoy a regresar paulatinamente a sus hogares.

Esta madrugada "empezó el regreso de los campesinos a sus veredas", aseguró Alfredo Ramos, gobernador del departamento de Antioquia, al que pertenece el municipio de Anorí.

Mientras, el alcalde de Anorí, Nicolás Guillermo Herón, detalló que cerca de 800 campesinos ya han abandonado el casco urbano de la localidad para regresar a sus hogares en zonas rurales aledañas, según el diario El Tiempo.

Ponen fin a desplazamiento

La semana pasada, esos más de 5 mil campesinos tuvieron que abandonar sus casas ante presiones de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que se opone a las fumigaciones de cultivos ilícitos de hoja de coca que realiza el Ejército en zonas rurales de Anorí. En Antioquia operan dos frentes de las FARC, el 18 y el 36, que viven del narcotráfico, de acuerdo con las autoridades regionales.

Los campesinos decidieron anoche poner fin al desplazamiento tras llegar a una serie de acuerdos con autoridades locales, departamentales y de la Defensoría del Pueblo, que se comprometieron a poner en marcha proyectos sociales en la zona, explicó hoy el gobernador Ramos.

Además, aunque las fumigaciones "prácticamente han terminado", el Ejército "seguirá haciendo sus operaciones donde haya delincuencia y jamás abandonará la región", agregó.