•   Ginebra  |
  •  |
  •  |
  • AFP

México negó la existencia de un conflicto armado en su territorio y afirmó no disponer de información sobre la participación de niños en grupos armados, al presentar hoy en Ginebra un informe ante el Comité de los Derechos del Niño de la ONU.

"En México no existe conflicto armado alguno" y "tampoco el país participa en conflictos armados de índole internacional", afirmó el subsecretario de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos de la Secretaria de Gobernación mexicana, Felipe Zamora Castro, saliendo al cruce de alegaciones remitidas a este Comité, compuesto por 18 expertos independientes que vigilan el cumplimiento de la Convención internacional en la materia.

"El Estado Mexicano desconoce la figura de grupos paramilitares en su territorio", afirma el informe. "Por lo que respecta a la participación de niños en grupos armados, el Gobierno mexicano no cuenta con datos sobre el particular", agrega.

Sin embargo, un colectivo de Organizaciones No Gubernamentales (ONG) entregó al Comité informaciones respecto a "25.000 a 30.000 adolescentes que estarían presuntamente vinculados" a la llamada "guerra del narco", que ya se "ha cobrado 35.000 muertos desde diciembre del 2006", declaró a la AFP Juan Martín Pérez García, militante de esos organismos, quien asiste a esta comparecencia en Ginebra.

"Estos niños no estarían cometiendo delitos formalmente, pero muchos de ellos participarían como informantes, llamados 'halcones' en el lenguaje del narcotráfico, y otro segmento, sobre todo en las sierras del país, en zonas rurales, en el procesamiento de sustancias", aseguró Pérez García.

Adolecentes en cultivo de marihuana
"Ha crecido el servicio militar anticipado para adolescentes de 15 a 17 años de edad desde fines del 2004. Está documentado que adolescentes fueron llevados en 2009 a cumplir acciones de erradicación de cultivos de marihuana en Michoacán. Se está involucrando a los estudiantes de las escuelas militares que suman cerca 5.000 adolescentes", añadió el militante.

Las disposiciones de esta Convención autorizan el reclutamiento voluntario en las Fuerzas Armadas a partir de los 16 años, pero no a partir de los 15 años, como denuncian las ONG.

Por su parte, el Comité desaconseja a los Estados hacerlo antes de los 18 años.

México admitió el lunes que "el servicio militar obligatorio" es posible "para adolescentes de 16 y 17 años" de manera "estrictamente voluntaria" y con el "consentimiento del padre o tutor", pero "en ningún caso pueden ser incorporados como activos para funciones militares".

En medio de esta controversia entre las versiones del gobierno y de las ONG, la experta de este Comité y relatora para el presente examen de México, la paraguaya Rosa María Ortiz, solicitó al gobierno mexicano "regulaciones claras para actuar y mecanismos de monitoreo, de control y sanción efectivas en todo el país y que eviten la impunidad de los crímenes contra los niños".

Ortiz pidió el esclarecimiento, por ejemplo, del caso de "los 25 niños desaparecidos que estaban a cargo de la Iglesia Restaurada, o los siete niños desaparecidos del hogar Casitas del Sur".

México debería "garantizar un sistema penal" que "no criminalice a los niños o niñas por la violencia que se ejerce contra ellos, incluyendo la violencia estatal y no sólo la del crimen organizado", concluyó Ortiz, integrante de este Comité, que el próximo viernes formulará recomendaciones a México, abarcando también temas de pornografía, prostitución y venta de niños.