•   Johannesburgo  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El ex presidente de Sudáfrica y premio nobel de la paz Nelson Mandela responde al tratamiento médico y sigue bajo control de especialistas durante 24 horas al día en su domicilio, tras la infección respiratoria que lo llevó al hospital durante dos días la semana pasada, informó hoy el gobierno.

En un comunicado firmado por el vicepresidente del país, Kgalema Motlanthe, esté señala que el equipo médico que encabeza el inspector general de las Fuerzas de Defensa de Sudáfrica, teniente general Veejay Ramlakan, informó de que la pasada noche Mandela "descansó y estuvo en calma".

Las Fuerzas de Defensa, responsables del cuidado de la salud del presidente y los ex presidentes de Sudáfrica, "han establecido comunicación con los líderes tradicionales del clan Madiba (al que pertenece Mandela) para informarles de sus condiciones y del cuidado que recibe", agrega la nota de Motlanthe.

Según él, "los médicos que atienden al presidente Mandela siguen preocupados por el número de personas que lo visitan", y por eso reitera que "pedimos a todos que dejen al ex presidente y su familia espacio para apoyarle en la intimidad y con dignidad".

"También se debe dejar a los médicos hacer su trabajo sin presiones y en un ambiente que les permita cumplir con su servicio sin molestias", indica Motlanthe.

Finalmente, el vicepresidente señala que seguirán informado de la situación de la salud del presidente con las indicaciones que hagan las Fuerzas de Defensa y agradece a "toda la gente y amigos de todo el mundo su continuo apoyo al presidente Mandela", al tiempo que asegura que "hacemos todo para conseguir su total restablecimiento".

Problemas pulmonares

El miércoles de la pasada semana, Mandela, de 92 años, uno de los líderes mejor considerados y apreciados en el mundo por su labor de reconciliación de la sociedad sudafricana tras la caída del régimen segregacionista del "apartheid", fue ingresado en el hospital de Milpark de Johannesburgo.

Mandela tiene problemas pulmonares y sufrió de tuberculosis en prisión, donde estuvo 27 años bajo el "apartheid", además de que en 2001 se le pronosticó un cáncer de próstata.

Aunque el ingreso se debió a una infección respiratoria aguda, según dijeron luego los médicos, la Fundación Mandela y las autoridades dijeron que era para unos "exámenes de rutina".

La falta de informaciones concretas y los rumores difundidos las últimas semanas sobre el supuesto agravamiento de su delicado estado de salud causaron una gran inquietud en Sudáfrica y en todo el mundo y el hospital se vio rodeado de periodistas.

El viernes, minutos antes de darlo de alta y enviarlo a su casa bajo control, los médicos militares, el gobierno y la familia no desvelaron la situación de Mandela y esa ausencia de noticias mantuvo la preocupación.