• MÚNICH |
  • |
  • |
  • AFP

Las potencias occidentales, empezando por Estados Unidos, abogaron por una democratización del mundo árabe que responda a las aspiraciones de su juventud, a la vez que pidieron en Egipto una transición ordenada para evitar la desestabilización de toda la región.

En Oriente Medio, la coyuntura es "perfecta" para una "tempestad", estimó la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, durante la Conferencia sobre la Seguridad de Múnich (sur de Alemania), e insistió en los "riesgos de caos" en la zona.

Clinton abogó a favor de una democratización en la región en la que "la democracia y la economía" no han "confluido en el mismo sentido". "Ello puede engendrar el caos, una inestabilidad a corto plazo, e incluso peor aún (...)", advirtió.

"La transición sólo puede funcionar si es deliberada, concertada y transparente", estimó la secretaria de Estado, para quien "es importante apoyar el proceso de transición anunciado por el gobierno egipcio".

La canciller alemana, Angela Merkel, también pidió un cambio "organizado" en el país. Merkel recordó la experiencia de la reunificación alemana en 1989, al explicar que "no queríamos esperar un solo día", pero invitó a los egipcios a ser pacientes y a obrar por cambios "estructurados, pacíficos".

La canciller también mencionó "una nueva cooperación" entre la Unión Europea y Egipto. "El cambio debe ser organizado y nosotros, la Unión Europea, tal y como lo hemos dicho (el viernes en la cumbre de la UE en Bruselas), queremos ayudar en ese cambio".

El primer ministro británico, David Cameron, estimó por su parte que una "mayor estabilidad" en Egipto pasaba por un cambio rápido en el país.

"A aquellos que dicen que debemos mantenernos con el régimen porque representa la estabilidad, les digo que hoy no hay estabilidad en Egipto. Necesitamos cambio, reformas y transición para lograr mayor estabilidad", declaró.

"Me temo que cuanto más dure, más se verán reforzados aquellos que quieren crear un Egipto que no queremos", estimó, sin precisar si se refería a un régimen fundamentalista o militar.

Es por eso que "hay que alentar las conversaciones" entre los partidos egipcios.

Al margen de la conferencia, el Cuarteto para Oriente Medio (ONU, Estados Unidos, UE y Rusia) se reunió el sábado en Múnich, donde consideró "imperativo" reanudar las negociaciones israelo-palestinas sobre un acuerdo de paz global, en vista de la revuelta popular en Egipto y la oleada de protestas en el mundo árabe.

El jefe de la diplomacia rusa, Serguei Lavrov, llamó por su parte al "diálogo" entre los partidos para salir de la crisis en Egipto. "Es obvio que las cosas no pueden seguir así. Es necesario un diálogo", declaró.

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, subrayó que desde 2002 "la ONU siempre ha exigido el cambio" para que haya más democracia, "sobre todo en los países árabes".

Durante una cumbre el viernes en Bruselas, los 27 países de la Unión Europea exigieron que el proceso de transición política empiece de forma inmediata en Egipto y dieron a entender que en caso contrario la ayuda europea podría ser suspendida.