• BRASILIA |
  • |
  • |
  • EFE

Dos periodistas brasileños que fueron detenidos y obligados a abandonar Egipto esta semana regresaron hoy al país y confesaron que llegaron a temer por sus vidas, después de que fueron interrogados y amenazados por policías durante 18 horas.

"Fuimos interrogados en una sala cerrada, sin luz, permanecimos vendados durante horas respondiendo preguntas (de policías) y en un momento creímos que íbamos a morir", dijo al llegar al aeropuerto de Sao Paulo el periodista Corban Costa, de Radio Nacional, una emisora pública brasileña.

Costa fue detenido el pasado miércoles junto con su compatriota Gilvan Rocha, de la también pública TV Brasil, quien asimismo volvió hoy al país.

Ambos fueron obligados a pasar una noche en una comisaría de El Cairo, en la que las autoridades egipcias retuvieron sus pasaportes y aprehendieron sus equipos.

Los reporteros recuperaron la libertad el jueves después de ser obligados a firmar un documento escrito en árabe en el que, según la traducción hecha por un policía, ambos confirmaron su disposición a abandonar inmediatamente Egipto con rumbo a Brasil.

El arresto de los dos periodistas, que cubrían los incidentes en la plaza de Tahrir, donde miles de manifestantes se han concentrado durante esta semana para exigir la renuncia del presidente egipcio, Hosni Mubarak.

La detención de los reporteros generó una dura nota del Gobierno brasileño, que en un comunicado oficial expresó su "protesta" por el hecho y exigió a las autoridades egipcias que "garanticen todas las libertades civiles y la integridad física de la población y de los extranjeros que están en el país".

La nota del Ministerio de Relaciones Exteriores brasileño también deploró "los conflictos violentos asociados a la crisis" y "en especial todos los actos de hostilidad contra la prensa".

Asimismo, así como reafirmó "la solidaridad y amistad de Brasil con el pueblo egipcio", expresó su confianza en que "este momento de inestabilidad sea superado con la mayor rapidez posible, en un contexto de mejoras institucionales y democráticas en Egipto".

Según un balance parcial de la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF), al menos 60 periodistas han sido agredidos en El Cairo desde el inicio de las protestas y 57 de ellos fueron detenidos mientras realizaban su trabajo.

A las protestas generalizadas de Gobiernos y organizaciones de prensa que han motivado esas agresiones se unió hoy la Asociación de Diarios de Brasil (ANJ, por su sigla en portugués), que en una nota afirmó que esos ataques a los periodistas "son aún más graves cuando parten de autoridades o personas vinculadas a ellas".