• SAN JOSÉ |
  • |
  • |
  • AFP

El ex presidente costarricense Oscar Arias y su hermano Rodrigo Arias, que aspira a ser candidato presidencial en 2014, conservaron este sábado el control del partido gobernante, tras una asamblea partidaria en que fue elegida una nueva directiva, informaron dirigentes.

La asamblea del gobernante Partido Liberación Nacional (PLN, socialdemócrata) eligió como jefes de la agrupación a dirigentes leales a Oscar Arias, dos veces presidente de Costa Rica (1986-1990 y 2006-2010) y Premio Nobel de la Paz, y a su hermano Rodrigo, lo que favorece la aspiración presidencial de éste para 2014.

Los hermanos Arias "son personas de bien, personas honestas. Son personas que en los momentos más difíciles asumieron las riendas del partido y lo volvieron a colocar como la fuerza política más importante de este país", declaró Antonio Calderón, tras ser reelegido como secretario general del PLN.

Otro dirigente leal a los Arias, Bernal Jiménez, fue reelegido como presidente del PLN, partido que ha dominado la política costarricense desde 1948.

Rodrigo Arias, ex ministro de la Presidencia en los dos gobiernos de su hermano Oscar, es actualmente investigado por el Congreso en un escándalo de presiones políticas sobre la justicia que salpica a su hermano Oscar y al actual gobierno de su correligionaria Laura Chinchilla.

El escándalo estalló hace casi un mes, cuando un diario reveló que la Fiscalía, luego de recibir una llamada del ministro de Seguridad José María Tijerino, había cerrado una causa por presuntos gastos irregulares contra Rodrigo Arias durante su gestión como ministro del anterior gobierno.

El PLN, que tiene mayoría simple, intentó impedir que el Congreso creara una comisión investigadora contra Rodrigo Arias, pero sus diputados cedieron el jueves cuando el propio ex ministro manifestó en una carta estar dispuesto a ser indagado.

No todos los dirigentes del PLN quedaron satisfechos con la elección de la nueva directiva partidaria afín a los hermanos Arias.

La directiva del PLN quedó en manos "de un grupo del poder que está representado por Rodrigo Arias", lamentó el dirigente Carlos Pérez, quien criticó que el partido haya mantenido un "silencio cómplice ante los grandes casos de corrupción en los que el país está inmerso".